domingo, 4 de abril de 2010

Retomar besos

No es posible…

Retomar besos.

Mi corazón ya no pestañea cuando me visitan tus labios ni cuando no lo hacen. Es lo mismo, la misma distancia, tanto si se unen, tanto si se separan, tanto si un broche les clavas pues sólo derramaré sangre sin dolor ni pena. Parece mentira, ¡ni yo habría podido asegurarlo! que todos tus juramentos solo han dejado un breve lamento camino a la extensa pradera preñada de olvido.

Retomar besos.

Pero si ya te digo que mi corazón está curado y tus palabras son cantos vestidos de bufón de la corte de un más allá irónico e inexistente. No hay enjambres de muecas o sonrisas en mis labios. Pasaste a ser noche sin comulgar con el alma, por ello, tampoco te percibo en mis sueños. Ya no soy de mirada prístina y decaída.

Mi mente arrojó tus dados irrealistas. No. No juego. Ahora es cuando veo la primavera con la voluntad presta a la naturaleza y tomo sorbos de hierba recién cortada en tanto florece el jazmín en mi pecho. Ya no soy la que regenta un reino sepultado de invasiones. Ahora me corono de laurel y soplo la arenisca del pasado.

La esperanza manda y jamás será trastornada por aluviones que se ensalzan al sol con el designio de la incertidumbre.

Jamás se rasguñará mi piel, solo el tiempo dejará marcas. Soñaré con los ojos abiertos para recuperar las horas robadas. Untaré mi cuerpo de magia.

La lujuria acariciará mis pies para andar descalza sobre los cristales de tu conciencia. En mi interior abastecido reencontraré el norte de mi espíritu.

Cruzaré montañas con aceras, mares en barca, dehesas sin tramontanas, que jamás apaleen la concordia de mi vida.

Páramos que conviertan la tierra en fuentes de agua, y el agua en alimento de sequía donde beban las caricias.

No es posible…

Recopilar hoyos de viejos apuntes con letras regadas de llantos ni escribir en un papel en blanco: Introducción o nuevo capítulo por mucho que se pueda derretir de melancolía la retina.

No es posible…
Retomar nada.


Madrid, 4 de abril de 2010
cristina garcía barreto

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Cris:

¡Qué asombroso registro de metáforas!
Acabas de llegar y ya estás siempre con tus letras cabalgando a duro galope y sueltas riendas.
Siempre me sorprendes.
Jamás podría aburrirme con tus palabras porque además me haces meditar mucho y, aunque crea conocerte, ciertamente debo decirte que eres un "Enigma". Tus ojos penetrantes y tu alma repleta de la tinta que derrochas.
En fin... te diría tantas cosas Cris, que mejor no lo hago.
Esta prosa es magistral. Un grito al valor y a la vida sin las piedras del pasado que tanto tanto nos pesan a más de uno, ojalá yo pudiese tener tu fuerza, arte ya sé que no, pero fuerza sí que me gustaría.

Cuidate reina.

Un beso muy fuerte.
Javier.

MiLaGroS dijo...

Me ha encantado Cris. Y me parece genial que lo hayas conseguido. Muchos besos

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Javier:

Siempre piensa una cosa: nada es absolutamente empírico de todo lo que escribo. En ocasiones, ni tan siquiera algo empírico.
Lo que si está claro es que tener la mente predispuesta al triunfo ayuda.
Tú eres posiblemente más fuerte que yo. No te digo en todo. Yo no voy a comentar lo dura o blanda que soy por este medio, aquí quiero comentarios literarios, luego tenemos el e-mail.

Celebro que te haya gustado la prosa.

Mil gracias Javier.

Otro beso para ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Milagros:

Qué alegría como siempre verte, desprendes un halo de luz especial.
Gracias por tu comentario. Lo más importante es que te haya gustado.

Muchos besos para ti.
Con todo mi afecto,
Cris.

cabap dijo...

love it Cris,
hugs,
jan :)

MarianGardi dijo...

Cris, esta prosa la he leído y me transmite tristeza.
Decepción,no es posible retomar nada, no hay marcha atrás, solo quieres borrón y cuenta nueva como se dice popularmente.
Un fuerte abrazo y espero que vengas radiante de esos días junto a la Naturaleza

Cris Gª. Barreto dijo...

Dear Capar:

Welcome friend.

Thanks very much for your comment.

Hugs and kisses.
Your friend,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marián:

Como le decía a Javier no todo lo que escribo es empírico, es muy difícil que me vuelva absolutamente transparente en ciertas cuestiones.
Tú lo has leído tomándolo como algo muy personal.
No obstante, sabes que en ocasiones, cuando la vuelta no es favorable, pues sí el borrón y cuenta nueva es lo más factible. A mi y esto sí te lo digo de forma directa cuando me hacen daño reiteradamente, pues que quieres que te diga que tengo que hacerme fuerte y tirar del carro, que como bien sabes soy la única "burra" a jornada de H-24 que trabaja durante todo el año. Así pues no me puedo permitir recaídas inútiles y menos si vienen de personas insanas y egoístas.

A mi me parece una prosa alentadora, de lucha y esperanza, de que nunca es tarde para quererse y que a uno le sepan querer bien.



N.- De Segovia he venido bien, estoy más repuesta...ya sabes cómo se come por allí.

Con todo mi cariño.
Besos,
Cris.

Emilio dijo...

Me parece una confesión "literaria" especialmente hermosa, llena de imágenes y muy directa, como salida de un alma que desea recibir cuanto menos, lo que da.

Un fuerte abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Es una declaración de supervivencia donde anida la esperanza y la inquebrantable intención de seguir buscando la Belleza. Es una afirmación de ser y no dejarse vencer, de rebelarse y no sucumbir, pero sobre todo es crecer. Precioso.

Tu corazón late en tu pluma, eres fantástica.

Un besazo.

Ps. Ya sé que en Segovia bien, pero ¿cómo fue la presentación del libro?

Lasafor dijo...

Todo tu prosa esta cargada de una gran emotividad...(Sabor de hierba recién cortada) ¿Quién sabe cual es el sabor de la hierba recién cortada? En esté momento de mi lectura, me trasmite ese sabor. Un saludo

Antonio dijo...

A veces, amiga Cris, en la vida se hace la travesía del desierto. Ese caminar con la mochila cargada de cosas y vivencias del pasado, que poco a poco se van dejando en la arena del olvido. Se va mirando, desde la soledad, al interior de uno mismo, al horizonte de las dunas misteriosas que, tras tantas frustraciones expectantes, se convierten en exponente de una realidad final. Esa realidad es el encuentro con uno mismo, con la esencia de la libertad personal y de la soledad independiente en contraposición a la dependencia. En ese momento se descubre mucha gente alrededor que te acompaña en el camino, que hace la travesía hasta llegar al oasis de la vida. Entonces todo cambia, no deseas lo que no te es dado voluntariamente, y expones lo que tienes para compartir con los demás, mientras los demás también lo ponen. Tal vez, se haya llegado a un nivel superior de madurez, a comprender la vida desde la distancia, la razón y la vivencia sosegada. A dejar las ataduras y las dependencias amorosas, a conocerse mejor uno mismo y a saber buscar en el interior aquello que nos haga crecer sin interferencias. Al final estaremos en el buen camino del paraíso.
Bueno, esta es la reflexión que me ha despertado tu relato poético, cargado de metáforas paridas por tu alto nivel de inteligencia, como siempre.
Mil besos, que son la energía del alma para hacer la travesía.
Espero que en Segovia tuvieras unos excelentes días de descanso.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Emilio:

Qué resumen tan extraordinariamente perfecto has hecho de una prosa que a más de uno le ha despistado.
Ya sabes que utilizo mucho la metáfora pero lo hago porque me sale así espontánea.

Mil gracias amigo por estar.
Me ha encantado tu comentario, cuánto sabes y qué bien te explicas.
Te felicito.

Recibe un fuerte abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Jo! Paloma:

Qué excelente comentario, me recuerda a la tremenda precisión de Emilio. Qué inteligente eres y que enorme capacidad tienes para absorver tantas palabras y dejarlo todo en dos líneas.
Eres una fenómena y lo que te he leído da crédito de tu enorme intelecto.

Respecto a la presentación del libro fue bien, mejor de lo que esperaba pues no deseaba hacerla en la fecha prefijada, me fallaron las fuerzas. No obstante, aunque estaba al borde de una lipotimia (por cansancio y circunstancias personales, fíjate que casi lo hice de memoria porque no podía leer), conseguí recitar, fui de menos a más, menos mal, y la gente quedó encantada. Ya te contaré más. Luego fuimos a celebrarlo. Todo muy bien, demasiado bien para como me encontraba en ese día.

Gracias por tu magnífica entrada.
Mil besos.
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Lasaflor:

Me honran tus palabras. Sabor a hierba recién cortada...Bueno ya sabes que después de las fosas nasales se encuentra la faringe que comunica el velo del paladar con el esófago (vale estudié dos añitos de médicina, dos de psicología y terminé Derecho...entre tantas cosas que tú también y todos hemos hecho para subsistir). Lo cierto es que al final, siempre los conocimientos valen para algo, aunque no soy médico, aplico el aprendizaje en la poesía, sin darme ni cuenta de ello. Pero sobre todo el aprendizaje de la vida y del sentimiento ese es el que cuenta.

Sentimiento que emana tu comentario y que te agradezco muy muy de veras.

Mil besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querido Antonio:

Si es que ya no soy un "enigma" para ti, me alucina ver como palabra a palabra vas dehojando mis sentimientos.
Tu comentario extraordinario y cargado de peso como siempre, si es que es mejor que el poema.

Has dado en el clavo.
Tu sabiduría y tu experiencia hace que tengas un prisma de elevado conocimiento.

Me recreo leyéndote. Es una suerte tenerte como amigo, una gran suerte.

Por Segovia bien, he comido fenomenal y he dormido como nunca.
Si es que donde se ponga lo natural. No hice todo el senderismo que hubise querido pero el tiempo se portó mal.

Mil besos desde el alma y muchas gracias por estar.
Cris.

salvadorpliego dijo...

Siempre hay una nueva puerta que cruzar y, a pesar de las caídas, se van abriendo al tocarlas.
Con mucho sentimiento tus letras, pero a la vez con decisión.

Un placer leerte.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Salvador:

¡Cuánto tiempo!
Yo no pienso tocar puertas, lo dejo en manos del destino. Si tocas nunca sabes quién te abrirá, mejor es dejar que las puertas estén abiertas y atisves desde afuera que hay dentro.

Mil gracias por tu comentario.
Celebro que te hayas pasado por aquí. Iré a visitarte en cuanto pueda.

Un placer que me leas,
Cris.

Sunseeker dijo...

Hola Cristina:

Me ha encantado este texto. Lo he tomado como el desvanecer de lo que antaño fue sentimiento y ahora es indiferencia. Me transmite seguridad en uno mismo, con cierto toque ególatra, es el cómo decir una verdad desgarradora y a la vez tener ánimo de continuar, pasando por encima de lo que fue, y ya no es.

Triste, frío, distante... pero real.

Muy elaborado en cuanto a figuras literarias. Me gusta, y mucho. Mi más sincera enhorabuena.

Un abrazo

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Sunseeker:

Gracias por visitar mi espacio, pero sobre todo, por tus palabras.

Bueno ya sabes que si deseas cortar con una relación es mejor tener la mente fría, pues el frío corta, el calor, por el contrario, funde.

Celebro que te haya gustado eso me hace muy feliz.

Otro abrazo para ti.
Cuando pueda me paso por tu espacio.

Cris.