domingo, 13 de enero de 2008

Museo Otoñal

En el museo más innato
se exhiben acuarelas arboladas.
Visiones ovacionadas
por los centinelas del rastrojal.
Los prunos despojados,
dejaron sus agasajos.
Frutos que nos brindaron en época estival.
Al atardecer, la campiña se armoniza de bermejo.
Como permutan los cuadros sus tonos
ante plurales destellos.
Las hojas tumbadas se restallan,
bajo las pistas de las andanzas.
Y nada induce la salida a la calle.
Manda la Naturaleza.
Tierra de nadie.

Castroserna, 4 de noviembre de 2007
Cristina García Barreto.