martes, 13 de octubre de 2009

El envés de la vida

Tu perseverancia de hierro,
intimida, somete y asfixia.
Cuando me llames,
ven sosegada,
que en calma
te estaré esperando.
Pero jamás
seas lenta o cruel.
Quédate en muerte.


Madrid, 13 de octubre de 2009
cristina garcía barreto

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Cierto Cris,

cuando no llegue la hora que sea en la mayor paz posible, bastante tenemos con hacerle frente.

Besos amiga inagotable.

Javier.
Ana también te envía un beso muy fuerte.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Javier.

Veo que has captado mi poema. Eso digo yo que nos deje ir en paz. Pero mientras no venga mejor.

Besos para ti y Ana.
Cris.

Ivan Ignacio dijo...

Hermoso poema, diferente. Me gusto mucho.

María BlancaNieves dijo...

Así quisiera recibirla, sosegada y ella... ella sin la llama ardiente que perturba al alma.

Qué precioso escribes.

Un abrazo fuerte.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Iván,

Muchísimas gracias.
Me he pasado por tu blog y me encanta pienso seguirte.

Un abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Blancanieves,

toda una alegría volver a verte en mi ventana.
Agradezco muy de veras tu comentario que, además, comparto a tenor del propio poema que así lo dice.

Un beso amiga,
Cris.

Mónica López Bordón dijo...

Hola Cris,

Me ha dejado impactada. Una contundencia brutal.

Besos
Mónica

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Mónica.

¡Qué alegría verte!

Muchísimas gracias por tu comentario.

Recibe un beso muy fuerte,
Cris.