sábado, 1 de noviembre de 2008

Taconeo abierto


Me pregunto si amaré…
mientras la noche me interroga
con alusiones que entumecen
mi cobija zarandeada.

En mi alcoba,
no hay oráculo alguno.
Tan sólo,
tatuajes lejanos, inertes.

Y no deseo
que el destino interfiera.
Prefiero que mis ojos
calcen mis pies desnudos.

Y zapateen el somier
que musita a la distancia.
Distancia
de una médula invertebrada.

En mi boca
no hay predicción alguna.
Tan sólo una espita
que vierte palabras.

Y no deseo
amores lejanos
enmohecidos por su desuso.

Tan sólo deseo
taconear al infecto ciprés
antes de que me pliegue
el abanico.




Madrid, 1 de noviembre de 2008
Autora: Cristina García Barreto.

3 comentarios:

Luisa Arellano dijo...

Me alegra haberte encontrado, Cris, y reconocer tu voz que hace poquito nos regalaste en la quietud de la Lobera.

Seguimos por estos mundos virtuales, pero ahora con la satisfacción de haber compartido momentos importantes en el mundo real.

Un abrazo

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querida Luisa:

A mi si que me alegra tu bonito comentario. El que hayas paseado por este espacio y reflejes sentimientos que comparto contigo.

Sí. Seguiremos por estos espacios virtuales...hasta el próximo encuentro que espero impaciente para escuchar tus bellos poemas.

Gracias y bienvenida.

Un beso muy fuerte.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querida Luisa:

A mi si que me alegra tu bonito comentario. El que hayas paseado por este espacio y reflejes sentimientos que comparto contigo.

Sí. Seguiremos por estos espacios virtuales...hasta el próximo encuentro que espero impaciente para escuchar tus bellos poemas.

Gracias y bienvenida.

Un beso muy fuerte.