martes, 10 de noviembre de 2009

Harta

¡Harta, estoy muy harta!
de escuchar promesas
salidas de bocas
cavernas de estalactitas.

Harta de ver enmohecer
la esperanza de los niños.
Sí. ¡Harta, muy harta!
de andar caminos errados.

Harta de acostarme
con el sueño rendido
y no despertar en mi sangre.
Harta de lechos,
harta de ganas.

Harta de fariseas garantías,
harta del hambre,
guerra e injusticia.
Harta de todo,
harta incluso de nada.

Harta de besos,
caricias, piel,
encuentros, desencuentros,
¡harta de hombre!

Harta de reprimir el llanto
y la furia.
Harta de ser el cero
más nulo del mundo.

Harta de mí misma
de escuchar que
no saber es sabiduría.
Por tan harta...

Gritaré y gritaré
ecos despeñados en un acantilado.


Madrid, 10 de noviembre de 2009
cristina garcía barreto.

8 comentarios:

Laurika dijo...

Excelente poema en el que plasmas tu rabia!!. Si muchas veces todo pudiera solucionarse de esta manera... He tenido la oportunidad de leer algunos de tus poemas y la mayoria son realmente excepcionales.
Yo acabo de empezar como aquel que dice en este mundo de la lírica y m interesaría mucho poder contar con la opinión de poetas de mayor recorrido y talento. La dirección de mi blog es www.sintemaniestructura.blogspot.com.Gracias de antemano.Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Cris,

espero que no estés "HARTA" de mi.
Tu poema, es el canto al grito de Munch. Me gusta, sobre todo, porque reinvindicas el hastío ante este mundo poco servil.

Veo que no has cambiado y brindo por mi Cris.

Con mi mayor afecto te envío la nada llena de besos.

Javier.

Cris Gª. Barreto dijo...

No. Cómo voy a estar harta de ti, si además hace mucho que no tenía noticias tuyas. Menos mal que te ha gustado el cuadro.
Y sí, claro que sí, sigo siendo la misma y para nada cansada de ti.

Un beso Javier.
Y gracias por tu comentario.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimada Laurika.

Gracias mil por visitar mi espacio.
He pasado como lince por tu blog y tienes madera.
Ya me darás tu e-mail para sugerencias privadas.
Aquí me tienes.
Gracias por tu comentario.
Besos,
Cris.

Antonio dijo...

Yo ya me cansé de estar harto, como diría Serrat. Pero es que el mundo es así, no lo podemos hacer a nuestro antojo, a nuestra gracia y visión. Vamos aceptando el día a día, a los demás, como son, sabiendo que cada uno es diferente y dueño de sus decisiones.
Por tanto, dale un alto a tu harto, mira en tu interior, a tu alrededor, con ojos diferentes y verás más cosas estimulantes. A veces de lo que se cansa uno es de mirar de la misma forma. Tienes amigos que te quieren y esperan nutrirse de tu poesía y de tu amistad... seguro...
50 besos más

Cris Gª. Barreto dijo...

¡Hola Antonio, qué alegría verte!

Sabia reflexión a mi poema. La cual te agradezco muy de veras.

En realidad, es obvio que uno se harte ante tanta crueldad en este mundo. Obviamente, me cambio las gafas y no siempre lo veo todo desde la misma óptica. Fíjate que, más que nada, este poema es una reflexión al cuadro de Munch titulado el grito, como bien sabes. Si observas verás a una mujer algo madura queriendo arrojarse del propio cuadro como necesitando salir del lugar donde la enmarcaron, al lado, una especie de precipicio...Una mujer locamente aterrada ante el abismo de la vida. De ahí mis tantas veces "harta" como inspiración a la imagen de una mujer desesperada.

Últimamente he estado muy liada con mi segundo libro como única autora. A ver si saco tiempo para disfrutar de la calidad de tu literatura que es mucha.

Mil gracias amigo por tu comentario.

Besos 50 y subo la apuesta.
Cris.

Anónimo dijo...

Sí, El Grito es una de las grandes obras de la pintura universal, del arte universal, porque nos hace "ver" a los demás y a nosotros mismos. Y gritar por dentro, que es el modo de gritar que más hiere, que más duele. La vida, a la luz de la inteligencia, a veces parece poco soportable...pero, afortunadamente, el sol y el sueño nos levantan de nuevo la tenue esperanza que los días nos dejan.

David Nihalat

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido David:

Como bien dices esta magnífica obra de Munch, es un grito a la desesperación. Tanta desesperación de la protagonista del cuadro que parece "harta" del mundo. Por ello, e intentado más que hacer un poema descriptivo de la obra, meterme en el personaje y gritar, gritar desesperadamente.

Gracias por tu magnífico comentario.

Un abrazo,

Cris.