sábado, 29 de agosto de 2009


Perdida

Oteo por las veredas
el amor que sembré
en tu cuerpo,
antífona de salmos
con acordes de órgano
y llantos.

La asfixia intermitente,
el vacío del lenguaje
hacen intérpretes
de remotos tatuajes,
palabras sin oráculo
inaccesibles para
oídos tapiados.

Esquinas
ocultadoras de besos,
alfombras
tapizando basura,
farolas
aplacando la luz de mis pasos,
mi melena
rizó el último tango…

Todo cuánto necesitaba escribir
lo arrebató el viento.



Madrid, 29 de agosto de 2009
cristina garcía barreto

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOW que poema.. me dejas con el aliento en el tope de mi respiración..

Excelente

Saludos fraternos
Un abrazo

Que pases un buen fin de semana

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido Adolfo,

he visitado tu blog y me dejaste con la misma sensación multiplicada por diez. Encima me halagas cuando mi talento no es comparable con el tuyo.

Te admiro.
Ojalá podamos conocernos alguna vez.
Te dejo mi dirección de e-mail: cbarreto8@hotmail.com.
Eres todo un enigma para mi.

Buen fin de semana para ti también.

Besos,
Cris.