sábado, 8 de octubre de 2011

Fuera del cuadro


Siento
que salí del cuadro de mi vida;
y otros me pintaron a su antojo.
Tal vez, un dios miserable
juega conmigo.
Me convierte en títere
tirando fuertemente de mis hilos.
Mi elasticidad se mantiene.
No me parto.
La sonrisa que esbozan
los payasos refuerza
mi equilibrio.
Y, cuando actúo, soy convincente;
tejo mis hilos
con el arma blanca que arrojan
quienes acuden a verme.
Entonces soy yo quien sonríe.
Hallo paz
ausente en mi vida…
Pincelada en algún cuadro.


Madrid, 8 de octubre de 2011
cristina garcia barreto

21 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Mis queridos amigos:

En esta ocasión como comentario a esta entrada le cedo la palabra a otro pensador: "Si existe algún conflicto entre el mundo natural y el moral, entre la realidad y la conciencia, la conciencia es la que debe llevar la razón"
Henry F. Amiel.

Besos con toda mi estima y admiración para todos vosotros,
Cris.

Anónimo dijo...

Cris:

Gracias ante todo por responder mi correo.

Tu poema me sugiere muchas cosas.
Y me llega.
Realmente es original.
Yo me he sentido muchas veces fuera de mi cuadro y cuando todo se tuerce, me siento manipulado por un Dios inclemente. Pero es la vida, la gente.

Lo mejor es sonreír y seguir luchando.

Tú eres una gran luchadora, mantén pues siempre la sonrisa en ti en tu forma.

Felicidades, Cris.

Tu amigo.

Javier.

Marisa dijo...

Querida Cris, tu sabes mantener
esa elasticidad, importante
para que la tensión
no rompa la vida,
gracias por expresar siempre
desde la sonrisa,
ha sido un placer poder
compartir en Sigüenza
poemas y buenos momentos.

Un cálido abrazo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Marisa:

Gracias a tí cielo por todo. Me arropaste con tus palabras y también con tu abrigo. Eres excepcional persona y escritora.

Me ha encantado tu comentario.
Gracias por cederme tus letras.
En cuanto pueda, acudiré a tu espacio del que siempre saco gran provecho de tu talento.

Besos desde el alma,

Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Javier:

Te he saltado. Acepta mis disculpas.
No debes agradecerme nada.

Yo sí te agradezco tus palabras.

Un abrazo,
Cris.

Emilio Porta dijo...

Es un gran poema. De los que se pueden enmarcar, nunca mejor dicho. Este poema, que puede objetivarse, aunque sea tan subjetivo, literariamente es bellísimo y, además, intenta saltar sobre el vacío y apoyar tu alma sobre la realidad de la tierra. No siempre podemos. Pero reconocer que saltar sobre cualquier distancia entre nuestro interior y nuestro exterior conlleva un vuelo, aunque sea imaginario, es importante. Si una escritora es capaz, de una forma tan sintética, de tender un puente hacia la realidad con un poema, sin duda, estamos ante una autora capaz de transmitir en profundidad. Si, este poema transmite. Y eso, además de su valor literario, le da valor humano. Reflexionar escribiendo es bueno. Ayuda a reflexionar leyendo. Y, ayuda también, a darnos cuenta de que la primera batalla que hay que ganar no es contra los otros sino, a veces, incluso contra nosotros mismos, dialogando con los diferentes personajes que, en ocasiones, habitan en nosotros. Personajes en un personaje...eso es Literatura pura. Solo que estamos pasando de un poema...a casi un miniensayo, y no es cuestión. Nuestras normas no son siempre las de los demás y ocasionalmente entran en conflicto. Este poema trata de eso también. Trata de la vida, esa en la que ubicarse tiene su coste. Luchar contra ese dios miserable que te aleja de tu propia cercanía...como espléndidamente señalas en el poema es una ardua tarea. El destino nos lo ponen en la bandeja de entrada de la vida (creo que ésta una buena frase, también, para un poema) y nos lo llevamos puesto en la valija de salida. Es lo que hay. Enhorabuena, Cris. Bonita sorpresa, espléndida entrada.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Emilio:

Bueno, no soy Henry F. Amiel. Ni pertenezco a una familia hugonote. A él le cedí el comentario de entrada, pero me cuenta que debo continuar yo, pues está lejos y se cruzan interferencias.

Obviamente, esa sabiduría que llevas inherente a tu persona desvela todo entresijo que reseñan mis letras.

Cierto es, que de dos kilos de naranjas he exprimido media que pesa más de cinco.

También reconozco, como bien señalas, que dentro de cada persona habitan varias. Claro está. Y digo: está la persona hijo, padre, hermano, amante, amigo, escritor, trabajador en más oficios y, cómo no sus circunstancias personales y las de sociedad que le envuelven. Es harto díficil conciliar tantos elementos que conforman un solo conjunto. Por otro lado, existen limitaciones que superan las murallas de un castillo. Y, a cualquiera que intente cambiar una piedra de su sitio con la mera y sana intención de colocarla bien, puede ser asaltado por los guardianes de ese castillo. Y, digo yo: ¿es eso justo? No me voy a responder a mí misma.
Dices que este poema es subjetivo y objetivo, otro gran acierto porque quién no se ha visto en su vida entre la espada y la pared. Si por mi fuera me saltaría toda norma social sin perjudicar a nadie. Anda! Olvidaba que somos marionetas. Y pobre de aquel que le corten los hilos. Pues bien, ante esto, debemos fortalecernos y ser, tal vez, anti-nosotros, para vivir en paz a coste de cierta dosis de "hipocresía". Y, sí, es cierto, porque en el fondo no te hundes, simplemente te muerdes la lengua y sales a flote.

Si algo hay que enmarcar es tu magnífico comentario.

Sí algo hay que agradecer son tus palabras.

Y si a alguien debo admirar es a tí, tanto como persona como inmejorable escritor.

Gracias mil por dejarme tus letras.

Recibe toda mi estima y, por supuesto, mi reiterada admiración.

Mil gracias,

Cris.

Anónimo dijo...

Cris:

Lamento no poder expresarme con palabras a niveles de alta alcurnia literaria. El comentario del Sr. Emilo me parece espléndido y tu respusta lo mismo.

Te pido disculpas por esta nueva intervención. Y ojalá dominase vuestra faciliad de escritura.

Les felicito.

Un beso.
Javier.

Pablo Javier Resa dijo...

Dijo un poeta:

"El hombre que saca la cabeza del agua es un pez y se asfixia/ El pez que mete la cabeza en el agua
es un hombre y se ahoga / El poeta escribe en la línea del agua y se asfixia y se ahoga"

A cada lado estamos, mientras intentamos esa delgada línea, estimada colega.

Cariños

Anónimo dijo...

Mi querida niña:

Este poema realmente, para mí, es subjetivamente muy objetivo. Además de la buena redacción y la enorme capacidad de sístesis que te caracteriza.

Entre las asignaturas que imparto, se encuentra la de la tolerancia. Seré muy mala maestra, porque yo la pierdo y recurro con frecuencia a la hipocresía como escudo. Es así tal cual te lo cuento.

He aprovechado el tiempo de comida para visitarte, pues Javier siempre me habla de tí, tu escritura. Lamento tenerte abandonada pero es que yo misma lo estoy, no tengo tiempo para nada.

A Javier, perdónale su último comentario, está picadillo, porque no sabe expresarse lo bien que él quisiera. Jeje, le tengo al ladito mío...

Finalizo rápido por las prisas, me ha encantado el comentario del Sr. Porta el tuyo no menos.

También saludos para Marisa, veo que es tu amiga y me alegro.

Te quiero reina...
Millones de besitos.

Mila.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Javier:

Tú te expresas muy bien.
Cada uno se manifiesta conforme su estado anímico, su tiempo, etc.

Como dijo Cela: Para escribir solo hay que tener algo que decir.
Pero interprétalo en el lado positivo de la cita.

Gracias por estar amigo.

Abrazos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Pablo:

Bienvenido a este espacio, ahora tuyo también.

Si no me equivoco, me dejas una cita de Jorge Boccanera. Desde mi punto de vista como metáfora es espléndida, aunque tengo mis propias apreciaciones sobre estas palabras.
Te diré porque. Verás, en mi caso, si no escribo, es cuando me ahogo y, por tanto, asfixio.

Gracias por dejarme tu comentario así como el poema en la anterior entrada, es realmente formidable.

En cuanto pueda me paso por tu espacio.

Un abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimada Mila:

Cuánto tiempo!
Celebro tener noticias tuyas.

Leo tu texto y comprendo perfectamente que la tolerancia tiene un límite. En ocasiones, es como una situación incómoda en la que parece que debamos dar la razón a quien no la tiene. Y, claro, bien entiendo que, en esos momentos, sientas que estás pasando por el mal trago de mantener una actitud -para tí- algo hipócrita. Máxime cuando se es sincero y todo lo tolerante que se puede. Pero siempre hay alguien que rompe los hilos.

Con ello, lo que te quiero decir es que no fallas tú como maestra. Porque eres por encima de tu profesión un ser humano. Y fíjate que en el ámbito laboral es donde más tolerantes nos mostramos, pues tememos los conflictos. Yo jamás he tenido ningún conflicto destacable en el trabajo. Eso sí, me he tenido que morder la lengua miles de veces.

Celebro que te guste este texto.

Dale un beso a Javier y recibe mil para ti de tu amiga,

Cris.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querida Cris:

No te partas nunca. "Antes doblá de partía", dicen los andaluces. No consientas que nadie, ni nada por muy dentro que te habite, convierta tu ser en títere. Teje tus propios hilos con la fuerza que llevas dentro y coge los pinceles y pinta tu propia vida con los colores más fuertes, que son los de la superación. Quien escribe poemas así es capaz de lo mejor.

Me encantó verte el otro día. Muchos besos.

Alejandro

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querido Alejandro:

Estaba pensando en tí. Qué casualidad. No sabes cuánto me alegró verte a mí también. Eres una gran persona y magnífico escritor.

Este comentario que me dejas me ha llegado al alma. Es tan bonito. Me toca tan a fondo que ni imaginas o, tal vez, si.

Has alumbrado mi rostro y fortalecido las pocas fuerzas que tenía.

Gracias cielo de todo corazón.

Sí, creo que merece la pena seguir, habiendo personas como tú, está claro que debo seguir.

Besos con toda mi estima y enorme admiración.

Tu amiga incondicional,
Cris.

Popy dijo...

Mírame, no digas palabra. Mujer, vivid el instante en que viven mis ojos templados de fuego que surge de ti.

Y la noche morena como nunca te ha querido y te ha esculpido como mi voz te quiere, amor.

P.D.:
Suelo suspirar en las noches claras, donde una lengua extraña me toma de repente: y me enamora y me besa y me quiere.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Popy:

No te conozco. Tampoco sé qué decirte. Eso sí agradecerte tu tiempo y tu paso por mi espacio.

Un saludo.
Cristina.

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Cris: me ha gustado mucho esa autoreflexión, equidistante entre la serenidad y la rabia, a que invita tu poema, como un caudal de aguas turbulentas y remansadas a la vez. Y muchas gracias.
saludos blogueros

Elvira Daudet dijo...

Estimada amiga:

Exactamente así me siento yo:"fuera del cuadro". El poema es hermoso pero parece azotado por una marejada de sentimientos que te hacen dar vueltas em círculo como una avispa.
Gracias por visitarme
Un abrazo
Elvira

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimada Elvira:

No debes agradecerme nada, soy yo quien te agradece tu paso por este espacio, el cual siempre te he brindado.

Verás en esta entrada que me ofreces y dado que aludes que tambián te sientes: "fuera del cuadro". Casi te diría lo que ha comentado mi amigo Alejandro -más arriba-

Por otro lado, sabes que todo depende del momento, que lo que hoy puede ser subjetivo, mañana menos y pasado nada.

Me has recordado un dicho popular que dice algo así: Avispas revueltas, temporal a vueltas.

Gracias por tus letras.

Recibe mi estima y admiración.

Abrazos también para tí.
Cris.

marce dijo...

Una gran reflexión. Seguir tejiendo hilos fuera de la realidad, en esa otra parte que a veces se está por instantes o es para siempre. La primera y última parte es saber escribir en nosotros mismos para poder estar bien con los demás, sin que nos manipulen.
un gran texto.