viernes, 3 de junio de 2011

Reflexionando


No hay palabras en los labios a la hora de no entender
aún recabando en la más profunda introspección.

No hay regalo más caro que la tristeza
ni tristeza peor regalada que la inmerecida.

No hay nada más impreciso que acentuar los errores
ni peor auxilio que encerrarse en ellos.

Nada es tan corriente como la historia irrelevante
de quien nada debiera decir y oscurece a los que sí dicen.

No hay peor mal que la envidia, aquélla que se sonroja
y se desarma por su propia mezquindad.

No existe mejor arma que la displicencia
ni mayor valor que sobrevivir a la injusticia.


Madrid, 3 de junio de 2011
cristina garcía barreto

16 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Queridos amigos:

Por motivos personales ajenos a mi voluntad no he podido dedicaros el tiempo que os mereceis y os debo.
Lo lamento profundamente pero conforme vaya recuperándome os visitaré con todo el cándor que os profeso. La recuperación será lenta, así pues, os ruego que no penseis que no estoy con todos vosotros.

Aquí dejo algunas reflexiones.

Besos con mi mayor estima,
Cris.

MarianGardi dijo...

Buenas estas reflexiones y verdaderas.
Estoy pendiente de ti querida.
Animo y un abrazo con todo mi aprecio y estima incondicional.
Besos

María Jesús dijo...

Interesantes reflexiones, Cris. De todas se podría hablar mucho, pero me voy a centrar en la tercera.

Los errores son a veces una huida hacia adelante. Como forma de escapar de los mismos, nos sumergimos en ellos, pero autojustificándonos. Y cabrian dos preguntas. ¿Ante los demás? ¿Ante nosotros mismos?
Llegamos a la conclusión, si es que sacamos alguna, de que no existen las certezas, y seguimos actuando de la misma manera.
Y como todo depende de la percepción de cada cual, y hay tantas, acabamos sin saber dónde estamos, hacia dónde vamos, o cómo nos ven los otros. Ni qué pretendemos.
De los errores, todos podemos hablar mucho, y también de las consecuencias en forma de arrepentimiento o enseñanza.

Enhorabuena Cris, por tus reflexiones.

Recibe un fuerte abrazo de tu amiga, Mª Jesús

Marisa dijo...

De estas reflexiones
se deduce la verdad,
mucho hay que luchar
para que resplandezca.

Te doy un gran abrazo.

La Zarzamora dijo...

Sacar la palabra, airearla frente a las injusticias, tristezas que se adhieren al alma en los labios de historias sin sentido que nos han devorado el alma. Hastíos de introspección que conducen al olvido, y mezquindades que corroen a aquel que nunca ha sabido perdonar.
Y en ese todo, el ser, indolente, esperando un nuevo renacer, siempre, esperando un amanecer en calma.
Besos, Cristina.
Ya te mando un em@il.

La Solateras dijo...

Unas cuantas verdades como puños, si señor.

Espero que te recuperes pronto.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Cris,

"No hay regalo más caro que la tristeza ni tristeza peor regalada que la inmerecida"

Resalto todas tus reflexiones, pero quédate con esto: pocas personas existen con tu coraje y sapienza y aún menos con tus fuerzas. Que nada de lo que has escrito oscurezca el sol que llevas en la cara.

¡Felicidades por tu magnífico libro! Ya lo leí, ahora lo releo. Me haces descubrir muchas cosas.

Con mi máxima estima y admiración.

Javier.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marián:

Gracias de corazón por estar.
Celebro que te gusten las relfexiones.

Bien sabes que yo también estoy de forma incondicional para ti.

Mil besos amiga,

Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida María Jesús:

Conozco una cita que me resulta interesante para el tema que resaltas, dice: "La lógica, dado el mal uso que de ella se hace, vale más para estabilizar y perpetuar los errores cimentados sobre el terreno de las ideas vulgares, que para conducir al descubrimiento de la verdad"

Verás -en mi opinión- quien comete errores y no trata de enmendarlos, ni se justifica ante sí ni ante los demás.
Es más que cierto que todos cometemos errores pero si no somos capaces de verlos o no somos humildes para reconocerlos, entonces acabaríamos revestidos de soberbia. Y gente soberbia, por desgracia, hay mucha. Cuando digo esto parto de lo que suponemos mentes maduras que no inocentes o infantiles.

Aquí, en esta entrada, donde pongo la imagen de los siete pecados capitales, si te fijas, que seguro lo habrás hecho en el fondo todo lo que he escrito lleva cierta interrelación, pese a no apuntar de forma directa a dichos pecados.

Tu argumento me gusta mucho, y como bien dices, tendríamos largo coloquio para matizar sobre cada párrafo.

Sabes que tu participación enriquece este espacio. Eres una gran pensadora además de escritora y amiga.

Recibe toda mi estima, admiración y agradecimiento.
Besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Marisa:

Por mucho que luchemos jamás podremos reconducir a nadie a la realidad. Así pues como yo poseo el don de la integridad al igual que tú sigamos siendo como somos.

Gracias de corazón por tu magnífico comentario.

Besos de corazón,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi queridísima Eva (La Zarzamora):

Más que un comentario me has dejado un texto muy relevante tanto por el significado de su contenido como por tu encomiable inteligencia.

Tienes mi correo abierto, eso lo sabes.

Tal vez mañana me ingresen nuevamente, si no te respondo en tiempo y forma, ruego me entiendas.

Un besazo muy fuerte y mil gracias,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimadísima Ana (La solateras):

¿Verdad amiga que ya somos lo suficiente maduras como para sentarnos y contar mentiras?

Pues tomemos las verdades como puños, tal cual tú reseñas.

Gracias por estar.

Mi recuperación será lenta, pedí el alta voluntaria y no debía hacerlo. Mañana lo más posible es que me ingresen, estoy peor y muy depauperada por como se llevó la presentación de mi libro. De ahí estas reflexiones.

Un beso con enorme estima,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Javier,

pues piensa y relee que eso es un buen ejercicio para la mente y el corazón.

Abrazos,
Cris.

Mila Aumente dijo...

"No hay regalo más caro que la tristeza, ni peor regalada que la inmerecida".

Querida Cris, regálate alegría, alegría de la buena. De esa que no permite que la tristeza invada nuestros sueños. Si quieres, puedes. No en vano eres una mujer inteligente y sensible. Prueba a ser feliz. Es un estado emocional maravilloso, que además se contagia.
Felicidades magnífica escritora.
Un besito.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimadísima Mila:

Sabio consejo.
En realidad no quería personalizar estar reflexiones. En las circunstancias en que me encuentro lo más importante para mí es la salud. Ya te contaré por otra vía.
Presenté el libro con alta voluntaria. Ingresé el día después a la presentación de tu magnífica novela. Tuve tiempo de leerla y te felicito, me ha encantado, además de acompañarme en esos días.
Gracias cielo por participar.

Besos y abrazos,
Cris.

Luadosul dijo...

Excelente!