sábado, 14 de mayo de 2011

Cruzar

Dos aceras
Tú en una
Yo en otra.
Entre medias
adoquines revistiendo
minas.
¿Quién tendrá
el valor
de cruzar primero?



Madrid, 15 de mayo de 2011
cristina garcía barreto

15 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Queridos amigos:

La peor decisión es la indecisión.

Besos con toda mi admiración y cariño.

Cris.

Marisa dijo...

Repartirse el camino
es la mejor decisión.

Un beso

MiLaGroS dijo...

Me gusta. Abrazos.

El Éxodo dijo...

Paradójicamente, en estas situaciones, suele cruzar el que tiene más miedo -y es, al tiempo, el más valiente. Y los resultados -muñones sangrantes- casi siempre terminan dando la razón a su instinto. Aunque no hay muñón más triste que unas piernas fuertes enraizadas en las rocas. Margarit, en su poema "Erizo de mar", hace una magnífica descripción de esto último.

Abrazos.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marisa:

Sabia elección.
Pero: ¿y si uno ha sembrado más minas que el otro? ¿a cual de ellos le resultará menos difícil la decisión? Esa es la clave.

Gracias amiga por tu aportación.

Te envío un fuerte beso con toda mi admiración y cariño,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida MiLaGros:

Celebro que te guste.

Recibe un fuerte beso con toda mi estima y admiración,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado el Éxodo:

Compleja respuesta me dejas.
En mi opinión la decisión más valiente no es siempre la del que tenga más miedo, tal vez sí, más creencia en lograr un acercamiento. En el fondo no es cuestión de valor si no de decisión y, lógicamente, el amor empuja con fuerza pero no siempre con razón.

Otro abrazo par ti,
Cris.

María Jesús dijo...

Querida Cris:

Lo dices todo en tu poema. Cruzar la calle, tender puentes, alargar la mano, parece que tengan un significado similar, pero en situaciones parecidas, no idénticas.
Para acercarse a alguien con el que estamos distanciados, se necesita una buena dosis de valor, y otra no menos importante de humildad.
A veces confundimos el valor y la debilidad. El que cede, en muchas situaciones suele ser el más fuerte.
En una ocasión, leí una frase escrita por una persona sobresaliente en su campo, un poco drástica, pero que lo explica todo muy bien. Decía:
"El fuerte suelta la presa, el débil, la mata"
Imagino que también en el amor.

Me ha gustado tu poema, Cris, es como si dejaras las incógnitas al aire y al mismo tiempo, las explicaras.

Recibe un fuerte abrazo, Mª Jesús

MarianGardi dijo...

Mi querida Cristina, si es autentico amor, las minas se volverán rosas.
Si vemos las minas hay peligro de antemano.
Tus versos se convierten en adivinanzas.
Muchos besos y un fuerte abrazo con todos mis mejores deseos

La Solateras dijo...

Cris, este poema tan cortito en mi opinión es de lo mejor que yo te he leído.

¡Enhorabuena!

Un beso.

La Zarzamora dijo...

Cuando se han pisado minas durante un largo camino, tal vez lo mejor sea mantenerse en una prudencial retaguardia para los sentimientos.
Un poema corto y conciso pero intenso.
Besos, Cristina.

P.S. Recuperé tu email, ya te escribo.

Emilio Porta dijo...

Se acerca el día de la presentación de "Trayectos" Cris. Espero te encuentres bien y en condiciones de celebrar un suceso que espero te haga cruzar al otro lado de los sueños. Porque el libro lo merece. Es precioso. Y es bueno. Muy bueno.

Mila Aumente dijo...

Querida Cris, el ingenio y el amor van de la mano en este precioso poema. Me ha encantado, te felicito.
Nos vemos prontito.
Un beso.

MarianGardi dijo...

Querida Cris, espero que la presentacion del libro fuera un éxito.
Muchos besos y abrazos
Te quiere tu amiga Marian

Juan Ignacio dijo...

Siempre hay que arriesgarse, es muy triste lamentarse de lo que no se ha hecho.