martes, 15 de enero de 2008

Gestar Luz

Ciérrame los oídos.
Tú, Falsedad.
Por no verme azucena sin auxilio,
caminando ajada hacia algún exilio
perdido en el paso de la Soledad.
Amortaja a mis palabras hirientes, canallas, egoístas y afiladas.
Ábreme. Que me sienta alba flor de hadas
gestando desde el caliz inminentes
semillas, y arrojarlas a mi paso,
como vidriosos copitos de cielo.
Lupas de bohemia resplandeciente;
cegadoras del condenado abraso del lirio
que resbaló sobre el celo
de la llama estéril de la soledad.

Madrid, 6 de diciembre de 2007
Cristina Garcia Barreto