viernes, 11 de enero de 2008

Camino a la Presa

En ruta a la presa,
se aleja el jaleo forzado.
Hablo con la naturaleza,
mientras piso los cantos sentados sobre la hierba.
Verdes a mi lado,
erguidas murallas de choperas frescas que guían mis pasos.
Susurros de aire arrojan alguna hoja,
de prominentes nogales que de más colmaban sus copas.
A mitad del camino,
se aparece el esplendor,
le da paso la calva del bosque,
sobre la cual se ha sembrado el sol.
Al final del camino me cantan los coros.
Ya arribo a la presa de los chorros de oro.
Y todo es poco argumento para los artistas: pintores o escritores;
se afincarían prendados en este Paraíso…
de sensaciones. Y todo es poco para cualquiera.
Porque el camino a la presa, cautiva emociones.
Que nadie supiera, mas que andando hasta ella.

Madrid, 28 de octubre de 2007
Cristina García Barreto