miércoles, 9 de septiembre de 2009

El Vervain

A merced del momento,

en busca de gratificaciones
inmediatas a sus deseos,
les nace la intolerancia
al aburrimiento,
solo saciable
con la excitación
de –poseer-
¿A quién?
¿A su pareja?
No. Es falto recreo.
Algo más impulsivo,
demanda egocéntrica
de un Vervain.
Lo que le salga
de sus gónadas aovadas.
Son moneda de dos caras
la antisocial y la empática,
ambas muy arriesgadas.
Tener a un obsesivo
en tu vida es el no-vivir,
la exudación palpitante
del no-saber que te espera.
Quien se encuentre
con mi Vervain
no dude
cortarle la cabeza.
¡Ofrezco recompensa!


Madrid, 9 de septiembre de 2009
cristina garcía barreto.

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Bello.. versos.. que puedo decirte si lo encuentro te grito con mis versos de ausencia..

Excelente

Un abrazo
Saludos fraternos

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

¡Hola Adolfo! Has cambiado la foto.

Sí grita, por favor, que esto es verídico, aunque parezca un poema.

Gracias por todos tus comentarios, intentaré ir respondiéndote.

Gracias sinceras,

Un fuerte abrazo de corazón,
Cris.

Anónimo dijo...

Qué extraño poema, Cristina, he seguido subiendo, desde los poemas anteriores...pero este me resulta inquietante...ni siquiera se lo que es un Vervain, supongo que el autor del cuadro. Ufff. Y supongo que todo es una metáfora de un estado de ánimo.Bueno,suerte.Ahora me toca estudiar un poco.
Con afecto, aunque, esta vez, no te entienda muy bien.

Oscar.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido Óscar:

El poema es simple un vervain es: El Antisocial, El Psicópata, El Obsesivo: Tres Errores esencialmente masculinos. Lo cual no exime que también existan mujeres vervain. ¿Alguna vez has conocido a alguien así? Yo, lamentablemente sí.
Ahora entenderás el poema.

Gracias amigo por tu comenario.

Cris.