martes, 10 de noviembre de 2009

Solo por ti

Prisionera de la individualidad del pensamiento
que impregna mi carácter,
descubierto en escaparate universal,
rizado rizo de luz opaca y afable.
En figura eterna de orbe retraído,
ciclón que a mi equilibrio tambalea con ahogos de silencio.
¿Dónde se fabrica mi destino?
Anacrónico si no hay escape para cambiarlo,
inmóvil, poseído en el desapacible infinito,
perdido en los brazos de lúgubres realidades.
Multa de arbitrio es mi sentencia,
tan extasiada como la herida que castañetea y ajusticia.
Deshacerme de hechicerías de amor o envidia
que furtivas buscan cuerpos distraídos y mansos,
rompedura para un ente caótico ante su abismo
y ballesta entre el erial ilusorio y perdurable desaliento
de la honda sensación que destruye.
Amor borroso, envenenador de sangre,
germen que en mi ensoñación no viva
con su sigilo indescifrable que de pena y dulzura sobrevive,
fuerza indestructible que mi alma aparte.
Solo quiero ávidos recuerdos que alcen las fuerzas
a mi corazón mojado en la bruma de la tinta oscura,
atizada al papel con el peso de las letras…

Solo por ti en cálida noche que no termina.
Nunca termina.




Madrid, 10 de noviembre de 2009
cristina garcía barreto

10 comentarios:

Antonio dijo...

Amiga mía, quedo rendido a tus pies. Eres bellamente prolija en tu creación y exaltación de la poesía hasta cotas difícilmente alcanzables.
Igualo la apuesta y veo…
Mil besos

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Antonio:

Ahora sí que me dejas sin palabras pues no creo merecer halago ¿pero a quién le amarga la dulzura de tan bello comentario?

Gracias sinceras por leer mis poemas.

Pido dinero a la banca y subo la apuesta.

Besos,
Cris.

Anónimo dijo...

¡Cris!

¡Jo! Qué profunda.
No me subas el listón que voy a tener que recurrir al gabinete de psicología para entender la profundidad de tus letras.
Siempre tan pensadora...
Adoro tu misterio y tu carácter.




Besos incontables,
Javier.

Cris Gª. Barreto dijo...

¡Javer!

¡Qué eres psicólogo! ¿O ya se te olvida?

Gracias por estar y por comentar...

Besos,
Cris.

Anónimo dijo...

Este poema tiene un extraordinario nivel. Es de una enorme profundidad y, sinceramente, es de esos poemas que merecen un análisis en una clase de Literatura. Supongo que, algún día, hablaré de él en una de ellas.
Es mentira que el trabajo pueda suplir a la inspiración. Depende del poeta. Cierto es que se puede volver sobre lo escrito, que se puede pulir, quintaesenciar, tocar, quitar, poner algo menos...Pero hay poemas que forman un cuerpo unitario y que suponen una implosión del poeta que sólo el lenguaje puede, de una forma misteriosa y mágica, verter en la página que lo recibe.
Este es uno de ellos. Profundo, espléndido. Realmente fuera de los parámetros acostumbrados en la poesía de los que se quedan en la superficie de las cosas. Si hay un enigma en todo gran escritor, en este poema, ese enigma se hace casi insondable.

Emilio Porta

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Emilio:

Enriquecedor comentario para este poema donde de manera enigmática me sumergo en el psiquis del pensamiento.

Por un comentario como el tuyo bien merece la pena escribir.

Recibe mi total gratitud y afecto.
Cris.

Angus dijo...

Palabras simétricas y caóticas. Pedazos de alma suspensos en el vacío.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Angus:

¿Tú crees eso?
¿Realmente ves mis palabras simétricas y caóticas? Relee el poema, y veras... si alcanzas llegar al fondo del mismo. Si no, no verás más allá de lo que has escrito.
No hay pedazos de alma suspensos en el vacío, ¿en qué vacío?
Has debido hacer una lectura muy rápida con lo cual no has podido entender. Reconozco que es muy profundo y nada fácil. Es algo más.

Gracias por tu comentario.

Cristina Gª. Barreto.

Cris.

Anónimo dijo...

Es inquietante...hasta ahí llego. Lo que me deja la noche, dado que el lunes tengo una evaluación y tengo que "pasar" unas cuántas horas seguidas de estudio. Inquietante y muy bello, Cristina. !Me alucinas, qué profundo poema!. Te sigo en mis noches de estudio. Besos.

Oscar.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Óscar:

Celebro leerte de nuevo.
Tus comentarios siempre son un soplo cálido aunque vengan de Escocia. ¿Sabes por qué? Porque escribes con el corazón.

Deseo que el lunes todo vaya redondo, pero no redondo de cero, salvo que le preceda un uno.

Gracias amigo.

Un beso,
Cris.