miércoles, 11 de enero de 2012

Sugestión


Julia anduvo sin volver la vista, tal vez pensó que de hacerlo podría haberse percatado del Terror colgado a sus pasos.

Ese Terror que siempre, según ella, le inculcaron desde la pila bautismal. Si jamás se lo hubiesen descrito así con ese significado tan pavoroso, no se sentiría víctima de su presencia. Ahora teme al Terror quizá por mera sugestión, lo cual le convierte en presa cobarde de sus antojos. Lo más deficiente para ella es que de no haber sabido de su existencia, nunca se hubiese sentido perseguida por un fantasma que corona de oscuro su vida.

Dialoga con el tarot de la fortuna por miedo a su destino. Piensa: ¿Y si es una mentira que se arraigó a la inocencia de mi mente cuando ésta aún no estaba crecida? Se propone romper ese engaño con gritos de desafío a su razón, dejar en una urna mitos malignos y rogar un milagro que le permita derramar la última lágrima de una insana lluvia.

De forma intrépida, Julia decidió volver la mirada con el deseo de contemplar un cultivo de amapolas limpias de espectros y absurdos. Pero el Terror fue más allá, ya habitaba en su corazón. Ella no entendió que sus padres jamás quisieron romper sus ilusiones e intentaron ahuyentar la fantasía de un amor que, como la niebla espesa, cubriría de pánico todas sus esperanzas.

Ese amor que le infundió sus miedos. Ese amor con el que se casó… Y sus familiares, con el real sentimiento, no pudieron impedir.

La luz de Julia no se apagó por sí sola, fue asesinada por ese lazo que contrajo, el cual la dejó perdida en la más confusa invidencia.


10 de enero de 2012
cristina garcia barreto.


11 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Queridos amigos:

¿Nos sugestionamos solos; creemos que los temores nos los han inculcado quienes nos aman; o empezamos a temer cuando mal nos quieren?

Agradezco muy de veras las nuevas incorporaciones a este espacio de pensadores, os ruego un poco de tiempo para atenderos como mi corazón me dicta y, por supuesto, me siento enormemente congratulada por todos vosotros siempre genéricamente escribiendo...

Besos con mi mayor estima, Cris.

Emilio Porta dijo...

"Julia decidió volver la mirada con el deseo de contemplar un cultivo de amapolas limpias de espectros y absurdos. Pero el Terror fue más allá, ya habitaba en su corazón"

El primer comentario de la autora, el primero colocado al pie de este extraordinario texto, plantea un pequeño debate. Un debate personal que puede llevarse a colectivo, pero cuyo resultado no es tan importante como la expresión literaria de ese sentimiento sobre el que la escritora crea este relato, desde mi punto de vista excepcional. Es dificil expresar de un modo más bello la fusión de dos conceptos teóricamente opuestos ( amor, terror) creando una identificación a partir del autoengaño, la sugestión, e intercambiando y fusionando contrarios para llegar a la síntesis que acompaña a Julia, un personaje que vive sugestionado por una idea de la que ella misma se cuestiona, en el momento de su reflexión, su validez y su verdad. A veces nos aferramos a ideas absolutas, que no existen como tales, solo porque las deseamos hacer absolutas para encontrar un sentido al Absurdo o por justificar un incidente que creemos un fracaso y que, en realidad, no es más que uno de tantos sucesos que vivimos los seres humanos que, en si, tienen la trascendencia justa, solo la trascendencia personal creada por la ilusión y por una educación que, finalmente, no deja de ser falsa. La sugestión puede crear obsesiones y estas encadenan el corazón, atado a lo que cree que es Absoluto y, sin embargo, como todo, no deja de ser relativo. Pero estoy entrando, sin querer, en ese análisis de contenido que quería obviar. No por que no sea de un enorme interés, sino porque el mero planteamiento literario hecho por Cristina Garcia Barreto es de tal riqueza y profundidad, que merece detenerse en su simple formulación.

Enhorabuena, Cris. Esto tiene cosas que, sinceramente, no he visto antes. No es que sea una pieza literaria buena, que lo es, es que, además, es distinta, es especial.
Una espléndida - y sugestiva - entrada.

Adolfo Payés dijo...

Después de un largo espacio si pasar por tu blog., regreso por aquí de nuevo..

Un abrazo
Con mis Saludos fraternos siempre..
Feliz Año 2012 mis mejores deseos..

Anónimo dijo...

Querida Cris:

Si algo nos acompaña durante toda una vida, es, el miedo. Unas veces racional, y otras, irracional, pero que nos ayuda a preservarnos de los peligros cuando sentimos amenazada nuestra seguridad.
¿Qué hay miedos absurdos?, es posible que lo sean la mayoría, pero para el que los siente ya que en ese campo también juega un papel importante la subjetividad, para el que los siente, son reales.
Lo que existe para cada uno, es lo que él cree que es, y no lo que verdaderamente es. El que siente miedo, es porque lo percibe, exista o no.
Hay dos miedos, que entre otros muchos, nos acompañan toda la vida: el temor a la pérdida del amor de la persona amada, y el miedo al miedo, es decir, a lo desconocido.
Y estas consideraciones, como todas, son subjetivas, y por tanto, no exentas de error.

Enhorabuena de nuevo por tu relato. Lo encuentro muy profundo y con una gran cantidad de significados e interpretaciones.

Recibe un fuerte abrazo de tu amiga, Mª Jesús

http://downloadfreepc.com dijo...

gracias por tan ricos contenidos, estimada Cris.
Te sigo en facebook y al ver este precioso espacio no queda mas que admirar este fabuloso trabajo. Espero lo mejor para tus ediciones.

Marisa dijo...

Cuando el temor y la desilusión nos invade,es muy difícil pensar con la
mente libre de las nieblas que todo lo enturbian.
Julia tiene su luz propia
solo hace falta que crea en ella.

Un abrazo muy grande CRIS

elviradaudet dijo...

Querida Cris:

¡Cuántas veces el amor y el terror conviven en la realidad de muchas desdichadas mujeres! Muy sugerente tu relato.
Un beso
Elvira

Antonio dijo...

Cito: ¿Y si es una mentira que se arraigó a la inocencia de mi mente cuando ésta aún no estaba crecida? Y recito; "Terror quizá por mera sugestión"...
Cuánto daño nos han hecho los esquemas que nos fueron colocando cuando éramos niños... Esa mentira que nos lleva aun terror bajo la sugestión...
Besos con todo el cariño

Antonio Sosa dijo...

"Sugestión" es algo que a todos nos describe. Tenemos miedos que se mezclan con las primeras bocanadas de aire al nacer; miedos que nos cuelga alguien más sin que sepamos porqué; miedos que nos colgamos sólos (con o sin nuestro conocimiento); miedos que duran un instante y miedos que son tan largos como la vida. De nuevo gracias Cris por hacernos pensar. Un beso con estima.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mies estimados amigos:

Os contestaré a la mayor celeridad que me sea posible.

Besos con toda mi estima, Cris.

Manu Cueva. dijo...

Vivo-imos sugestionados, por los ritos, de cualquier índole, que amargo pesar y dulce sugestión, de encadenarse o soltar otra vez la mano del amor.

Imprecision pensativa, quizá me inspire algo bueno.

Gracias por este rincón.
Saludos.