jueves, 10 de enero de 2008

El Universo y yo

Alzo mi pensamiento con los ojos en blanco,
Intentando alcanzar a un Universo
que me cautiva de plurales amagos.
Ilación que no traduce mis órganos visuales.
Ni aquellos sentimientos cautos
que habitan en mi hemisferio encriptado.
Convirtiéndose en trazos,
en meros garabatos infantiles,
que me soslayan, entre manos garfio.
Sin poder reconocer el rasgo
de los enigmas no bautizados.
Ni de aquellos que yacen casi olvidados,
cobijados, tras el disimulo interesado del mando.
Aborto mi tesina sobre la base del orbe;
El origen y destino de las materias.
Mientras, observo al firmamento,
esta vez, sobre mis ojos atentos,
brillan constelaciones e infinidad de puntos fulgentes
que me dilatan las pupilas.
Y, ante todo, absorta, advierto,
cuan limitada soy en el Universo.
Por no sentirme ceniza ante mi falta de conocimiento.
Mi impotencia;
al no acertarle a ningún misterio.
Por ello,
prefiero batallar en el escenario que mata a los poetas.
Abogando por todo libre pensador,
patrón de versos; que, a párpados besados,
nos trasladan como máquinas del tiempo…
Con planes de vuelo que cruzan y traspasan un Universo.

Madrid 4 de enero de 2008
cristina garcía barreto.