domingo, 23 de marzo de 2008

El paso de mi Historia

Vencidos los tiempos;
¿Cómo apreciaré mi historia?
Las secuencias de mi vida retenidas en mi memoria.
Cuando sean las ganas las que coman de las sobras.
Y mi cuerpo no distinga a ninguna gloria.
A pesar de que yo,
siempre seré el Umbral que retenga el temple de mis Palabras.
A veces acertadas;
y otras, las que más, deudoras de canon.
Porque no las he inventado.
Porque yo. Yo. Sí. Yo.
Que nunca me callo.
Y amanecí temprano, al canto del gallo.
No pude florecer, todo lo que hablo.
Yo. Decía:
lejos de mis zapatos blancos,
anduve los senderos -sin mirar a los lados-
Porque yo… Siempre supe,
de la amenaza de los Acantilados.

Madrid, 23 de marzo de 2008
Cristina Garcia Barreto

7 comentarios:

Geraldo dijo...

Hola Cristina,
Muy belo tus poemas. Tienes una sensibilidad para las cosas puras.
Yo mismo pienso que para las personas que tienen mucho conocimiento, estudos, etc, las glorias deste mundo no hacen falta.
.....Haces much bién en se preocupar con la naturaleza y doar una parcela de tu vida en favor desta causa.
Saludos de Brazil
Felices Pascuas
Geraldo

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Muchas gracias a Ti Geraldo. Me ha sorprendido que me leas desde Brasil. Lo cual me congratula enormemente. Si deseas publicar algo en mi Blog, estaré encantada. Mi e-mail es cbarreto8@hotmail.com.
Saludos de una Canaria afincada en Madrid.
Un abrazo.

Estel_Julià dijo...

Hola Cris,

Aquí me tienes.
Nuestra historia siempre dejará una huella, de eso estoy segura.
Y la tuya, firme sigue adelante, a sabiendas de esos acantilados que todos conocemos.

Ánimo.

Un abrazo,



Estel J.

Estel_Julià dijo...

Hola Cris,

Aquí me tienes, con paso firme igual que tu, dejando nuestra historia en cada paso, a pesar de esos Acantilados que todos conocermos.

Un abrazo fuerte,


Estel J.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Hola Estel. Sí. Siempre firmes, como bien dices, a pesar de las amenazas que acechan a nuestros pasos.
Gracias y un beso muy fuerte.

Leo Zelada Grajeda dijo...

El final me agrado: "Lejos de mis zapatos blancos,
anduve los senderos
-sin mirar a los lados-
Porque yo…
Siempre supe,
de la amenaza de los Acantilados".

Saludos.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Sí, Leo, supongo que los finales suelen ser la parte más importante en todas las cuestiones.
Gracias por tu comentario.
Otro saludo para ti.