domingo, 23 de agosto de 2009


De dos en dos gotas


De dos en dos gotas,
en los ojos colirio,
cada cuatro o tres horas
y no siente alivio.

El excoriado
arroyo del llanto
vocea –su- deslealtad
y no puede calmarlo.

De dos en dos gotas
y no siente alivio,
sangre manan sus ojos
que no deseca el colirio.

En el altozano
el viento le aclara,
desmelena su cabello
trazándole el alma.

Desprenderse de –sus- ojos
aplacaría ese fuego,
sería la deslumbrada
más vidente del universo.


Castroserna, Segovia, 19 de agosto de 2009
Cristina García Barreto.

6 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me gusta tu forma de escribir. es maravilloso sentir tus versos.. como esas gotas que caen como pétalos en el alma..


Saludos fraternos
Un abrazo

Elena dijo...

Precioso poema Vristina, como todos los tuyos, este me toca un poquito más de cerca.Efectivamente se ve mucho más cuando no hay ojos.....
Besitos

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Adolfo! Querido amigo, siempre tan halagador. Para ti no tengo palabras solo decirte gracias de corazón.

Beos de tu amiga,
Cris.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querida Elena, cómo me alegro de que hayas pasado por aquí y me dejes tus bellas palabras.
En realidad, ella, sufría tanto, que debía desligarse de "sus" ojos (los de él) para poder romper el lloro llameante que resquemaba su alma. Y, así, poder ver algo, pero ver.

Besos con todo mi cariño,
Cris.

Anónimo dijo...

Deslumbrante. Diferente. Espléndido. Qué descubrimiento.
Esto es Literatura de primer nivel.
Enhorabuena, Cristina.

Emilio Porta

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Estimado Emilio:

Tú si que me dejas afásica. Debo seguir intentando superarme, ahora con más empeño, porque si me dejo adormilar por tu inesperado (creo inmerecido)comentario, no creceré. Al mismo tiempo, cómo puedo decirle a alguien cómo tú de primerísimo nivel que el poema no merece la pena...Si tú me lo dices ¡Qué dilema!
Recibe el testimonio de mi mayor agradecimiento.

Con toda mi admiración hacia ti,
Cris.