sábado, 25 de octubre de 2008

Arco de cuchilleros


Autor del cuadro: Carlos Ortega.

Asignatario de los validos,
de su Duque de Lerma.
Luego, vendría Uceda.
Él, desnutrido monarca
cuyo imperio pereciera.

La Corte se le hizo Vallisoletana.
Mientras sollozó el granito
de los soportales
de una plaza re-incendiada.

Más tarde, le relincharía
el caballo que le soportara.
A pesar
de ser cabalgadura petrificada.
Efigie que ubicó Isabel,
interiorista de la patria.
Y no le detuvo su esposa,
flor de Austria.

Pero él, rey, casi todo rey,
y sí Felipe III,
listó obras en sus ordenanzas.
Algunas concluidas,
otras no finalizadas.

Pinturas y teatros
acompañaban las cetrerías
de éste vástago de España.

Ahora, espectro del desconsuelo,
se pasea extraviado entre tinieblas de corinto.
Plasma treintañero
por imperios desavenidos.

Pero yo, sibarita de pucheros,
en tiempos coetáneos,
rastreo Cuchilleros.


Madrid, 14 de octubre de 2008
Cristina García Barreto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya repaso historico que has hecho, imagino que mirando el cuadro, ubicas tu poesía, sospecho que esa plaza reincendiada en sus tiempos perteneció a la nobleza, tu hoy la recuperas como memoria, me gusta el final:
Pero yo, sibarita de pucheros,
en tiempos coetáneos,
rastreo Cuchilleros.
conste que no hablo a sabiendas ya que yo de historia toy pez pero creo que es un recuerdo mirando el cuadro....... ya me dices, solo es intuición

besitos especiales para ti
muakissssssssssssss

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Si menudo repasito a la historia de esta patria.
La plaza re-incendiada es la Plaza Mayor.
La flor de Austria es Margarita y...
podría seguir pero dejo al vuelo las metáforas de este retrato.
Menos la última estrofa...¡cómo me gusta comer bien! y ¿a quien no?.

Gracias Zoa.

Besosss de Madrid al cielo (a ti).