martes, 1 de septiembre de 2009


Soledad

Presa de soledad
muerdo mi cuerpo,
ruge al sufrimiento.
¡Vive!

Las calles,
infinito páramo de asfalto
obturan los pasos
de la andadura solitaria.

Así, tan libre, tan sola,
tan lamentablemente libre,
por tan tristemente sola.

Lloro, grito, lamento,
me huyo, me pierdo
como un meteoro
frente al averno.

No tengo respuestas
las preguntas se lacran
son capullos muertos
de hojas cerradas.

Una flor abierta
vale por mil pétalos caídos


Madrid, 1 de septiembre de 2009
cristina garcía barreto.

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Maravilloso leerte y acariciar el alma con tus versos.. excelente.

Un abrazo
Saludos fraternos

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Mil gracias querido Adolfo.

Me congratula tu comentario, hoy es mi cumpleaños, y otro regalo: tus bellas palabras.

Un beso,
Cris.