jueves, 10 de febrero de 2011

Sincero

—Te quiero más
que al mejor libro
Todo tu Yo
lo llevas escrito—




Madrid, 10 de febrero de 2011
cristina garcía barreto

28 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Queridos amigos:

"La amistad sólo podía tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad"
Dalai Lama.

En mi opinión, nuestras acciones son las únicas pruebas válidas para demostrar la sinceridad de nuestro corazón.

Si no somos fieles a nuestra propia sinceridad, qué pretendemos encontrar en nosotros mismos y en los otros.

De qué vale la vida si nadie llora a nuestro lado lágrimas sinceras, lágrimas correspondidas.

Cómo se fortalece la amistad si no existe sinceridad.

Creo que en los tiempos que vivimos hallar esta cualidad en alguien, es lo más valioso del mundo, por encima incluso de todos los libros.

Lo dice una escritora que os podrá parecer equivocada.

Recibid toda mi estima y profundo agradecimiento,

Cris.

Anónimo dijo...

Mi querida niña:

Cuando tenga tiempo te hago una crítica literaria.
Te avanzo que hasta en el lenguaje más escueto y aparentemente sencillo alcanzas la "profundidad" del magma.

Ánimos, que escritores hay muchos, pero tú eres única.

Te abrazo con toda mi alma.

Encarna.

Anónimo dijo...

Hola Cristina:

He leído y leo muchos libros. La interpretación de éstos es más poderosa que la propia obra.
Si usted dice: —Te quiero más
que al mejor libro
Todo tu Yo
lo llevas escrito—
Es que sus criterios humanos van más lejos de la propia Biblia.
Que se encomiende a lo tangible y deje entrever que la sinceridad es un valor incalculable. Pues mire usted, me parece lo mejor que he leído.
Con respeto, no me cuadra su talento con esa imágen tan inmaculada que perfila sus datos.

Me ha sorprendido su espacio.
A sus pies quedo rendido y le felicito.

Un admirador de sus obras.

Tomás De La Torre Álvarez.

IV Encuentro de Poesía en la Red dijo...

Querida Cristina, sin respeto, ni sinceridad somos hojas al viento.
Respeto, tolerancia y comprensión al otro. Yo añadiría también compasión al otro.
Somos todos dignos de compasión, la humanidad a pesar de nuestra ignorancia, tenemos mucho merito, cuando vemos lo insignificantes que somos, rodeados de dificultades, enfermedades, y fuerzas negativas que nos sostienen y nos poseen y todas las cosas bellas que hemos creado, es inmenso el agradecimiento que se abre en el corazón.
Un abrazo y decirte que esta mínima entrada lleva mucha enjundia.
Es bello querer así mi hermosa Cristina

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimada Encarna:

Qué más crítica merezco si tu entrada me acuna en el limbo.

Gracias por todo.
Cuídate mucho.

Te quiero,
Cris.

Adolfo Payés dijo...

Siempre disfrute leyéndote amiga..

Un Abrazo
Saludos fraternos...

Que disfrutes del fin de semana...

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Tomás:

Le he publicado pese a ser reticente con los anónimos que no conozco.

Su comentario me parece algo desmesurado. Pero si me limito a interpretar que usted pretende decir que encontrar la sinceridad es un tesoro, entonces comparto su opinión.

Respecto a la foto, no sé qué decirle. No soy tan joven, tal vez, la vida me ha enseñado.

No quede usted a mis pies, por favor, eso me suena arcaico.

Le doy la bienvenida a mi espacio, con el ruego, si no tiene inconveniente, de decirme cómo ha llegado a él.

Gracias sinceras por sus palabras.

Atentamente,
Cristina.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marián:

Cuánta razón llevas en todo lo que dices. Pero entiende que un espíritu sano todo lo engloba.
Y aquel que se manifieste como un libro abierto, carente de malas intenciones, es lo más valioso del mundo.

Somos pocos ¿verdad? Pues tú lo eres.

Te quiero amiga.
Contigo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Adolfo:

¡Cuánto tiempo!

Celebro verte por aquí.
Gracias por tu entrada y felicidades por tu paternidad.

Buen fin de semana para ti también.

Besos,
Cris.

María Jesus dijo...

Querida Cris:

A mi modesto entender, el que lleva su Yo escrito, lleva a la vez, el libro de su vida. Es previsible para bien.
Demuestra autenticidad en cada manifestación, en cada acción, en cada paso.
Entre sus líneas, ho hay mentiras con la pretensión de engañar.
Está claro que somos humanos por lo tanto, imperfectos. La parte negativa, procuramos ocultarla y mostrar la favorable, pero hacer alarde de bondad como maniobra de distracción, y poder ocultar la verdadera manera de ser, de actuar, así como las pretensiones, entra dentro de lo que consideramos metira. O lo que es lo mismo, es enseñar de forma no auténtica la cara amable, con la intención de propiciar unas condiciones favorables a nuestros intereses de aceptación y estima, sin ningún esfuerzo por nuestra parte.
Respecto a nosotros mismos, el excesivo amor que nos profesamos, hace que no reconozcamos los errores, y encontremos disculpa para las faltas que cometemos. Es el peor de los engaños, el autoengaño.
Querida Cris, con pocas palabras, has hecho una gran reflexión.
Enhorabuena por tu capacidad de síntesis. y por tu precisión.

Recibe un abrazo muy fuerte de Mª Jesús

MarianGardi dijo...

Lo principal es ser auténticos!!
Ser como somos, sin mas.
Un abrazo de nuevooo

tecla dijo...

Qué bonito, Cris. Yo pienso como tu y hoy mismo lo comentaba con un amigo. No es necesario aparentar nada, todo cuanto somos lo llevamos escrito. Para bien o para mal.
Un beso preciosa.

La Zarzamora dijo...

Leer como en las páginas de un libro a ese otro Yo debe de ser uno de los descubrimientos más enteros de la esencia que nos pueda ofrecer el ser humano.
Un abrazo, Cristina.

Marisa dijo...

El mensaje
no puede ser
más explícito,
amén de sincero.

Abrazos y besos Cristina

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida María Jesús:

Tu comentario, para no variar, siempre tan profundo y reflexivo.
El "Yo" de cada uno es un mundo y tener un mundo abierto sin argucias ni males intenciones es lo más divino.
Si alguien alcanza tal inmenso tesoro, jamás estará solo y tendrá miles de motivos para vivir, entregar, recibir, ser feliz.
Sí, he sido escueta, porque en ocasiones, sobran las palabras.
Y, por supuesto, tal como manifiestas tendríamos para escribir mil libros.
Me ratifico en que tu inteligencia es enorme, al igual que tu sensibilidad.
Gracias escritora por dejar nueva huella en este encuentro de pensadores. Te identifico con el título de mi blog, por tu enorme sabiduría.

Recibe mi más sincero abrazo y admiración.
Besos sentidos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimada Marián:

Sí. Eso es lo esencial. Y bien sabes que escasea.
No obstante, estamos conformando un grupo de personas de esta índole. No somos muchas, de momento, pero persistiremos por encima de todo.

Gracias gran escritora y amiga.
abrazos de corazón,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimada Tecla:

Qué preciso comentario. Bien sabes que los que más aparentan son los que menos pueden ofrecer de corazón.
Los que menos hablan, lo hacen con hechos. Ya estamos en un punto de conocimiento que es díficil caer en el embuste. Es preferible uno o dos amigos sinceros a mil "amigos", pese a que los últimos no puedan donar llaves para traspasar muros...Pero eso se paga a un precio que la salud queda perjudicada.

Mil besos con toda mi estima y admiración hacia ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimada Eva (La Zarzamora):

Mira, si escueta ha sido mi entrada, escueto tu comentario, pero con una precisión y exactitud impresinantes.
Has llegado al epicentro del mensaje que deseaba transmitir.

Gracias de corazón por tu valiosa participación.

Espero, Eva, llegar a conocerte personalmente.


Besos y abrazos para ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi adirada Marisa:

Casi te digo lo mismo que a Eva (la Zarzamora).
Mi mensaje es directo y explícito, cierto, al igual que tu respuesta.
Pese a que cuando digo que todo tu Yo lo llevas escrito, hablo de todo un mundo singular. Sé que lo has captado por tu enorme inteligencia.

Gracias por estar.

Besos y abrazos de corazón.
Recibe toda mi admiración,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Queridos y admirados todos:

Os ruego me concedáis una prórroga para visitaros como os merecéis.
Los motivos son de salud.

Besos muy sentidos,
Cris.

Emilio dijo...

Si alguien lleva todo su Yo escrito, es que no esconde nada y por lo tanto es digno de hacerse querer como la cosa más preciada.

Un fuerte abrazo, Cris, y por lo que veo que dices en tu último comentario, espero que mejores.
Cuidate mucho.

Anónimo dijo...

Poema esencial en su sencillez, tan compleja. Pasar por este poema y el siguiente es fijar el reconocimiento a la mejor síntesis poética. Los halagos fáciles son innecesarios cuando las palabras hablan por si mismas. Poesía de calidad. Excelente.

Mara Sandor

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Emilio:

Esa era la intención de mi texto.
Agradezco tu visita.
Debo decirte que me encanta tu poesía.
Ya he vuelto a pasar por tu blog.

Gracias por tu buenos deseos.
Besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Mara:

Como le comentaba a Tomás De La Torre Álvarez -ha dejado un comentario más arriba-, soy reticente a publicar anónimos que no conozco.

Como he visto que ambos os habéis dirigido a este espacio con total amabilidad, os he publicado.

Sí me gustaria saber cómo has localizado este blog, si a mal no tienes indicármelo.

Las palabras que me dejas sí que me parecen un -gran halago- que no creo merecer.
Respecto a los halagos fáciles, qué le vamos a hacer, la gente lo hace con la mejor intención pese a que les proponga otro tipo de crítica.

Bienvenida a este espacio.
Agradezco muy de veras tu comentario.

Por favor, en el caso de que tengas blog, escríbeme desde el mismo.

Un saludo,
Cris.

poetapijo dijo...

Más que escrito, tatuado, rememorando a la vieja canción.

Un beso señalapáginas

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Luis:

Gracias por visitarme, ya sabes que estás en tu casa.

No sé a qué canción te refieres, pero seguro que será bonita.

Otro beso para ti y gracias de nuevo.

Cris.

Julio Díaz-Escamilla dijo...

¡Mierda! ¡Qué buen poema o reflexión o pensamiento o verso! ¡Mil perdones! Tengo derecho a ser ecléctico cuando algo me sobrepasa. Mil perdones. Un abrazo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Julio:

¡Mierda! ¡Cómo me honras con tu entrada! Encima me pides mil perdones. Yo te ofrezco millones de gracias máxime viniendo de una persona tan inmensamente preparada y reconocida como tú. No sé si merezco este halago pero me das fuerzas para escribir.

Gracias de todo corazón.

Otro fuerte abrazo para ti,
Cris.