martes, 28 de septiembre de 2010



Ciclos de la luna

Otra luna más
tras la brisa se esconde
en un mundo de ceniza
Los ojos suspensos
de permanentes nostalgias
al borde del miedo
reviven los recuerdos
Que también son brisa
Que también son miedo
Y añoranza que antes de nacer
simula el instinto de marcharse
para dejar espacios nuevos
en las gavetas desiertas de la vida
Como la luz de la fe infinita
que nunca naufraga
en tanto caldea las habitaciones
de un hogar casi sin familia
Una luna ya remota, otra venidera
confundida en la memoria
que llegó a mi existencia
para yacer en mí


Madrid, 28 de septiembre de 2010
cristina garcía barreto

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimada Cris:

¡Cómo te echaba de menos hija mía!
Espero que bien por Alcalá.

Qué poema más bonito.
Estos ciclos de la luna que obedecen a una metáfora muy profunda y que se dispersa en muchas ramificaciones. Hablas de nostalgia, de la erosión del mundo con sus humos o brisas.
Y en definitiva, en mi opinión, finalizas con que la vida de cada cual y sus recorridos son la historia intransferible con la cual se perece.
Veo más cosas y presupongo tantas otras, siempre me dejas en estado de reflexión. Qué bien escribes.

Enhorabuena cielo.

Toda mi admiración y cariños para ti.

Elisa.

Anónimo dijo...

Mi querida Cris:

Estoy de baja. Me aburro. Necesitaba de tu sustancia. Ya era hora de que escribieses algo. Estaba impaciente.

Realmente me gusta mucho tu poema, tratas cantidad de temas sin que afloren a la superficie de una persona poco reflexiba. Y no con ello quiero decir que yo llegue sin poderme equivocar al fondo de este poema.
Pero sí sé,creo, a qué te refieres.
En este mundo de lunáticos donde todos ponemos caras diferente y nos enmascaramos con la brisa para confundir a la gente. Pero sé que no vas exactamente por ahí.
Lo que sí parece claro es que al final morimos con nuestra historia, es algo indisoluble, absolutamente personalizado.

Me encanta este poema porque hago ejercicios mentales. Siempre consigues llegar y dejarme en estado de meditación. Gracias por aportar a vencer al alzheimer.

Te felicito mi niña adoptiva.

Lunas de besos sin brisas.

Encarna.

Anónimo dijo...

Cris:

¡Qué vergüenza! He escrito: reflexiba. Ves cómo me está entrando el alzheimer. Perdón a todos, sobre todo, a mis alumnos me van a perder el respeto.
Publica esto cuánto antes cielo.
Gracias.


Encarna.

Anónimo dijo...

Hola Cris:

Pues sí que se te ha echado de menos.

Tu poema, además de bien escrito, engloba tal cantidad de metáforas que me pone de nuevo ante una calidad literaria sorprendente.
Por ejemplo: "Y añoranza que antes de nacer
simula el instinto de marcharse
para dejar espacios nuevos
en las gavetas desiertas de la vida" Esta estrofa es inaudita.
No voy a partir el poema, pues no hay desperdicio. El final magnífico. El significado conjunto del mismo, en mi apreciación, es muy amplio. Y eso que es un poema corto.

Me ha encantado,Cris, te lo digo con la sinceridad que sabes me caracteriza.

Respecto a Encarna, dicirle que no se apure pues reflex-iba podría ser sinónimo de antigua consumidora de reflex. Aunque aquí no es está hablando de lesiones externas. Tal vez sí, de internas.
Además como catedrática que es a mí me estimula el ego. Es broma, estoy deseando que vuelva al instituto me aburro si no me meto con ella.

Te felicito Cris y gracias por dejarnos estos apuntes tan profundos y de enorme calidad literaria.

Besos de luna llena.


Jesús.

Adolfo Payés dijo...

Con estos gestos de la luna... me quedo, siempre con elegancia tus versos acarician al que los lee..


Un abrazo
Saludos fraternos...

Manuel dijo...

Querida Cris, me acerco por primera vez a tu blog, que ahora ya tengo enlazado.

Un placer haberte conocido en Alcalá y otro no menos grande tenerte a mano para leerte despacio con frecuencia.

Un beso.

M. Angel dijo...

Hola Cris, no estoy a la altura para hacer un comentario digno de a tu poesía, escribes de una forma tan especial, tan grandiosa, que me pierdo en los laberintos de tus versos

LOS OJOS SUSPENSOS
Mirada perdida
Y tus lindos versos
Son flor encendida

AÑORANZA QUE ANTES DE NACER SIMULA EL INSTINTO DE MARCHARSE PARA DEJAR ESPACIOS NUEVOS EN LAS GAVETAS DESIERTAS DE LA VIDA

Niña, dime, que Musa te iluminó para escribir esta estrofa tan fuera de lo normal

Me descubro ante vos

Abrazo sincero
M. Ángel

Anónimo dijo...

Hola Cristina
Medir el tiempo en lunas, es hacerlo en noches en lugar de hacerlo en días. La luz de la luna es blanca y suave. No quema como la del sol, ni ciega. Permite que los recuerdos fluyan paulatinamente, acompañados del frescor de la brisa.
La nostalgia, siempre va unida a los recuerdos, pero no a todos. Los que vamos desechando, dejan un hueco que se llena con nueva vida. Se sustituyen. Y al final, aunque la luz de la mañana sea más cegadora, acabamos midiendo el tiempo en días, a pesar de que la luna sigue siendo muy romántica.
Con el sol se clarifican las ideas, el romanticismo queda a un lado. Pero ¿qué sería de la vida sin él?
Me ha gustado mucho el poema, con tus siempre originales metáforas y un fondo que no deja indiferente, a pesar de no comprenderlo del todo.
Recibe un gran abrazo de María Jesús

Emilio Porta dijo...

"Una luna ya remota, otra venidera
confundida en la memoria"

Uno entresaca cosas de lo que ve y percibe cuando tocan vivencias y pensamientos interiores propios. Esta frase que destaco - de todo un magnífico poema - constata la circularidad del tiempo, el continuo presente del pensamiento humano. Cuando soñamos todo se confunde: no hay divisiones entre realidad e irrealidad. Y tampoco el tiempo aparece cronológicamente dividido. La memoria es campo abonado para mis reflexiones y me acerca siempre a la corporeidad de todo aquello que creemos aire, y no lo es.
Cierro con una frase maravillosa de una canción de una gran autora y cantante country, LeAnn Rimes: "Es inútil luchar contra la fuerza de la luna". La luz de la luna, que es el espejo del sol, ejerce un magnetismo especial sobre algunas almas. Por eso es bueno, no tanto cantarla, como sentirla al escribir. Y en esta entrada hay mucho de reconocimiento interior de esa luz, más que de canto exterior, de los cuales la Poesía ya tiene muchas muestras. Algunas superficiales. Tu texto, al contrario, tiene una gran profundidad. Casi siempre la hay en tu obra, es indudable. Por eso eres una escritora que armoniza de modo original, y con maestría, el fondo y la forma.

MarianGardi dijo...

Mi querida Cristina, los ciclos de la Luna sabemos que afectan a toda la naturaleza, ella impone sus flujos y reflujos.
Vivimos dentro de la cultura del miedo.
El recuerdo sólo es una señal para no volver a pisar en la misma piedra, pero no tenemos remedio, pisamos siempre una y otra vez.
¿Qué haremos? ¡Si no terminamos de aprender!
Los últimos versos de tu poesía nos recuerda genialmente lo que solemos hacer.
Poesía cargada de reflexiones que nos hacen pensar, este es el estilo de poesía que a mí me gusta, la que lleva enjundia, la que es densa.
Un abracisimo con todo mi cariño

La Solateras dijo...

Las sensaciones, las emociones, los miedos se nos repiten constantemente a lo largo del ciclo vital. Los ojos suspensos de permanentes nostalgias al borde del miedo reviven los recuerdos. El miedo... siempre el miedo. Lo que nos salva es eso: que también son brisa.

Un beso, Cris

Cris Gª. Barreto dijo...

HOLA A TODOS.

PERDONAD QUE NO OS HAYA DADO RESPUESTA A VUESTROS COMENTARIOS.
SE ME VINO EL BLOG ABAJO Y ME HA LLEVADO TODA LA NOCHE "REMONTARLO"

TAMBIÉN ESTOY OCUPADA CON UN RECITAL QUE TENGO ESTE DOMINGO DIA 3 EN LA CASA CASTILLA LA MANCHA, EMPIEZA A LAS ONCE HORAS, SI ALGUIEN SE ANIMA A PRESENCIARLO ME HARÁ MUY FELIZ.

PROMETO DEDICAROS TODO MI CARIÑO Y TIEMPO EN CUANTO PUEDA.

GRACIAS DE CORAZÓN.

BESOS,
Cris.

Terly dijo...

Un poema que me deja muy pensativo por encerrar en sus versos grandes nostálgias de aquello que dejamos en el camino, pero al mismo tiempo
esperanzas de brisa que nos traigan nuevos espacios de vida a los que aferrarnos para vivir nuevos ciclos de vida... y luna.
Un beso.

Mari Carmen Azcona dijo...

Querida Cristina, he dejado pasar estos días, para no perturbar la quietud necesaria que requería el recital de hoy. Estoy segura de que ha sido un éxito. Con la calidad de tu obra no puede ser de otra manera.

Todos sentimos la influencia de la luna y de sus ciclos, porque todo en la vida es cíclico. La luna que crece y descrece, el día y la noche, el otoño y la primavera...y en nosotros ocurre lo mismo. Los sueños, los miedos, los recuerdos...circulan y se alternan.

Gran poema Cristina, quizás sugerido por la luna pero cosido a la vida.

Besos y un fuerte abrazo.

La Solateras dijo...

Siento no haberme enterado a tiempo de tu recital. Como no había visto otra entrada no volví a entrar en tu blog. Hoy he entrado para releer tu poema y me he encontrado la noticia. Lo siento, seguro que fue un éxito como no podía ser de otra manera.
Un beso.

Manuel dijo...

Cris, debieras informarnos, sea por correo o por tu propio blog, de los actos que realizas. Por un lado, de esta manera, podríamos hacernos eco en nuestros propios blogs y, por otro, podríamos tratar de ajustar nuestros tiempos para disfrutarte.

Espero que la siguiente vez nos enteremos.

Un beso.