jueves, 10 de enero de 2008

Sobre Violencia de Género
"Ser perdido por no Ser"

Perdió el pundonor.
Aparcó a su autoestima.
Sin reconocer al hombre
que tanto quería.

Heridas en el Alma;
contusiones en el torso.
¿Cómo reparar en su rostro?
Él le decía:
Te Quiero Te Amo Sin ti,
no vivo estoy perdido.

Mientras ella reincidía;
con su Norte mirando hacia el Sur
Su vida abortada…
pero, ¿y si él cambiara?
¿El amor retornaría?
¡Ay! Amiga cegada.
¿Acaso no sabes que ese milagro
es menos que nada?.

Más iluso que un cuento de Hadas.
Y Tú Aviejada;
a Riesgo con la Vida.
Por temor y disimulo.
Por acallar incluso al mudo.
Quién con el Iris en grana
y vena exaltada.
Te Grita:
¡Huye Mujer Maltratada!
No cambies el mundo.
Eso no puedes.
Recupérate la Vida;
escribe Poesía
crécete en el Amor con tus Palabras,
Privadas del derecho al Habla.
Atormentada por los Alaridos
que construyeron los ecos muro
de tu jaula infernal.

¡Huye! Te digo.
Tapia toda hendidura,
pues no permitas entrar...
a ese “caballero”,
como le llaman aquellos
que no le convivieron.

Y dijeron: ¡Pobre Fulano!
Señor donde los haya.

Que soportar debiera
a su mujer desquiciada.

Y Así, Entre me matas Y me muero…
prosiguió el casorio.
Hasta que un día;
al marido le impidieron
sus atroces manos.

Y por Fin. A ella, le cambió Su destino.
¡Perdió la Vida!
Trance que quedó grabado en gélido mármol.
Tal y como lo decidieron
otras mujeres sentidas..

en Cuyo Epitafio decía:
Amparo… ¿Amparo? Que ironía de nombre.
Mujer que fallece a los 38 años.
Por las manos del hombre
que tanto ha exculpado.

Madrid, 22 de diciembre de 2007
cristina garcia barreto