lunes, 19 de octubre de 2009

Amistad

El filántropo
entrega su amor como fortuna.
Oficio que no programa
sale del corazón.
Aliado al terror
besa el mal sueño de sus amigos.
El desánimo
se rinde a la felicidad
ésta no pende como mera ilusión
sujeta por finas agujas
en el límite impreciso del azar.
El prodigio le ampara
y desmonta la adversidad.
Su alma en brasas
aviva el frío gris de un compañero.
La realidad
protagonista persistente de todos los días
atacará esperanzas sin avisar.

Pero un amigo, siempre estará…
Haciéndole sombra al desconsuelo.


Madrid 19 de octubre de 2009
cristina garcía barreto

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Cris,

Considérame tú filántropo.
Me encanta tu poema.

Besos,
Javier.

Cris Gª. Barreto dijo...

Gracias Javier,

ya sé que puedo contar con tu amistad.
Gracias amigo por tus palabras.

Otro beso,
Cris.

Adolfo Payés dijo...

Hermoso poema.. es un gusto llevarme tus versos en el corazón..

Un beso


Un abrazo
Saludos fraternos..

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Adolfo,

el gusto es mío porque no sabes cuánto me alegra que me leas y me dejes un comentario tan bonito.

Recibe mi agradecimiento.

Besos de tu amiga,
Cris.

azpeitia dijo...

La realidad
protagonista persistente de todos los días
atacará esperanzas sin avisar.

Tienes razón la realidad modifica todas las situaciones afectivas en un sentido o en otro...esta poesía hay que leerla varias veces para percibir toda su belleza...tienes ese -charme- que dicen los franceses....un abrazo de azpeitia

Cris Gª. Barreto dijo...

Gracias querido J.A. Azpeitia:

Sí, soy complicadilla a veces y me gusta dejar algo de misterio en algunos poemas.
No sé qué es lo del charme, te refieres a encanto o algo así, es que el francés no lo domino, sabía algo para defenderme cuando iba a Francia pero se me ha ido olvidando.

Te agradezco muy de veras tus halagadoras palabras.

Otro abrazo para ti,
Cris.

Antonio dijo...

El filátropo amoroso es un pigmalión que siembra y cosecha el fruto del amor y la amistad...
Besos mil 50

Cris Gª. Barreto dijo...

Cierto querido Antonio:

No sabes cuánto me alegra verte en mi ventana. Es todo un placer.

Otros beso "boda de Oro" para ti.

tu amiga,
Cris.