jueves, 17 de septiembre de 2009

Opacidad

Leo tus versos opacos,
zarzas que encarnan palabras,
olor a papiro decadente.

Mi corazón salta
de tus tinieblas,
empuñando la vida.

Me cubro del fragor
de tu silencio,
evitándole sustos al alma.

Dolida por el horno
de tus sempiternas llamas:
Te hago anochecer al alba.


Madrid, 17 de septiembre de 2009
cristina garcía barreto

8 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Precioso Cris. Me encanta. Un abrazo grande

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querida Milagros,

Siempre es una alegría verte en mi ventana.
Agradezco muy sinceramente tus palabras.

Recibe un beso con todo mi afecto,
Cris.

Anónimo dijo...

Tienes razón, los ángeles sólo se rozan con las nubes con sus blancas alas.
Poema lleno de imágenes en el que el que te roba la voluntad y que revuela en tu dolor lo quieres oscurecer hasta que desaparezca.
Muy bueno el final "Eres anochecer al alba"
JD

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Gracias por tu comentario JD.
Saludos,
Cris.

MACARENA GOVANTES dijo...

Queridísima Cristina. Un poema maravilloso. Parece sacado directamente de algun taller de alta costura. Me encantan tus poemas aunque sinceramente la poesia como que me aburre un poco. Hija! qué quieres, no sabes lo de atareada que estoy todo el día de fiesta en fiesta, de marcadillo para pobres y esas cosas. Vamos, muy extresada. Aun así tus poemas me gustan lo suficiente como para hacerme escribir este comentario. Esto que quede entre nosotras no me gustaria que alguna de mis 85 mejores amigas supiesen que me van los poemas.

Besos cristina, repletos de un rouge Chanel fascinante.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querida Macarena:

Estuve viendo tu blog es de un excentricismo maravilloso. Eres total. Parece que vinieses de los años treinta repleta de glamour. Tu propia fotografía es genial a lo retro, enigmática y muy guapa. Vamos todo un misterio. Tus narrativas me parecieron geniales con mucha originalidad. Voy a ver si me pongo en ello, que lo tengo descuidado, pues también me encanta narrar además de la poesía. De hecho con quince años escribí un libro...Mis múltiples mudanzas lo perdieron. La protagonista se llamaba Gina de Virginia, estaba bien.

Muchas gracias Macarena por tu halagador comentario.

Yo te envío besos humectantes de fragancia Burberry es la que uso, la que más me gusta, aun que el chanel tiene más glamour.

Volveré a pasarme por tu blog amiga.

Anónimo dijo...

La opacidad y la transparencia no son tan distintas. Son dos formas de transformar la luz. La primera la absorbe, la integra en su cuerpo. Aparentemente la destruye pero los cuerpos opacos la conservan. Integrada en su materia, no la devuelven. La transparencia deja que la luz siga su camino. No la detiene. Tampoco la luz se queda en ella.
El ser humano no es transparente.
Tampoco la tierra, ni la piedra.
Sólo el cristal lo es. El cristal... bello, pero frágil.

David Nihalat

Nota: Quizás porque enseño (y aprendo ) filosofía, a veces veo la poesía como una conjugación literaria de la misma. Pienso que el pensamiento nunca puede ser ajeno a la sensación. Y viceversa. Aunque a vecès sintamos que la emoción hace que la mente haga arder las estancias. O su transcurso suave envuelva y conduzca la paz al alma.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido David,

tal vez por lo que dices el negro atrae energía positiva y el blanco la luz refleta.
Leerte es alimentarse de literatura.
Que me dejes este comentario es alimentar mi espacio.
Has captado el poema.
Si es que vas más allá de las palabras y traspasas mis versos porque eres una persona íntegra, transparente y de singular inteligencia.

Mil gracias, es un deleite leerte.

Besos,
Cris.