sábado, 12 de enero de 2008

Sierra de Gredos

(Nuestro encuentro en la lobera de Gredos del 14 al 16 de Diciembre de 2007)

Sierra que te elevas sobre Ávila,
cubriéndote las cumbres de nevada.
En las noches diáfanas
se te posa la luna disfrazada.
Tu aspecto de picos agudos, brechas y salientes,
te convierten en joven tesoro de rasa erosión ardiente.
Hecha de metamórficos y plutones, granitos o pizarras.
Donde montañeros se perdieron andándote las cúspides;
cayéndoseles las arras.
Fue Don Francisco, hombre de alto vuelo,
que por tu tierra empinada anduvo en posición alzada.
Impregnando su espíritu del ama de tus montañas.
Le contó al cielo todas sus estrellas enamoradas,
que como conatos y marañas
dejaban estela sobre tus colosales cimas.
Y también sobre las dehesas pobladas de encinas.
Él era de los que pensaba como los poetas,
y decía que la enseñanza resultaba limitada.
Porque su corazón le inspiraba una ilusión incontrolable.
A la cual debía bautizarle mañana tras mañana.
Por andarle nuevamente a la Sierra en postura enhiesta.
Como ascienden los Acentores Alpinos,
o Ruiseñores Pechiazules, rayados y oscuros.
Aquellos que, sin cruzar muros,
acicalan sus pulmones con el pulido aire frío de Gredos.
Donde los copos son besos que caen del cielo.

Ávila, 15 de Diciembre de 2007
Cristina García Barreto

5 comentarios:

zoa barea martinez dijo...

uix creo que inauguro tu espacio de comentarios no? jajaja me gusta! ciertamente fué mágica la estancia en la lobera, me gustaron las estrellas en su firmamento tan limpio sin ninguna contaminación lumínica.... parecia que iban a caer encima de mi cabeza a modo de velo para orar en ese templo particular de naturaleza.
tu poesia es muy bonita, desarrollas muy bien y haces pasear al lector agarrado a tus versos por el paisaje que describes.
mis felicitaciones guapísima!!!
besitos de madalena con chocolate muakisssssssssssssss
zoa barea martinez

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querida Zoa:

Agradezco mucho tu comentario.
Ciertamente no había contaminación Lumínica, lo cual dejaba espacio abierto al nítido cielo.
Muchos besos y espero vernos pronto en otro encuentro poético. Fue mágico.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Bonito poema con bonita foto que dice de la belleza y otras cosas de la Sierra.
Fue bueno compartirlo.
Ángeles F.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Alguien me preguntó el por qué de este poema.Tal vez alguien, que, en alguna ocasión, se haga la misma pregunta sobre los suyos.Acerca del mismo te diré que con la poesía pasa como con la magia. Hay que disfrutar de su belleza, abandonarse a ese fulgor de colores sin pensar en nada más, tan sólo rendirse a la fascinación. No importa quién escribe un poema ni por qué. Lo realmente importante es compartirlo con amigas como tu.

Muchas gracias Ángeles
Un beso.

Anónimo dijo...

nunca midas la altura de una montaña hasta que no corones la cima