viernes, 18 de noviembre de 2011

Lavado interior


Exfolia su cuerpo
lo soborna con cremas
reafirmantes y anticelulíticas.
Obtiene piel de porcelana,
pero su corazón
palpita en un mapa de estrías.




Madrid, 18 de noviembre de 2011
cristina garcia barreto.


18 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Mis queridos amigos:

Cuando el corazón no sufre por los rasguños de la vida, la piel brilla por si misma.

Besos con estima,
Cris.

Anónimo dijo...

Cris,

¡Qué bueno! Realmente excelso.
Breve, directo, trascendente, real, original +++

Has hecho brillar mis ojos con tus letras.


Besos.

Javier.

Ps. No me censures ¿ok?

MarianGardi dijo...

Excelentes versos.
La piel siempre denota los estados anímicos.
Un autentico placer leerte siempre mi querida amiga.
Tienes mi admiración y mi cariño.
Un cálido abrazo rodeado de besos

El Éxodo dijo...

Me gusta este poema. Aunque no termino de estar del todo de acuerdo, al menos no en todos los casos. Hay corazones grandes, que, además de engrandecerse con el amor, también lo hacen con las puñaladas de la vida.

Abrazos.

Doloralfa dijo...

Hacia adentro,de forma incontestable,penetrando esas capas narcisistas que ocultan las mas pesadas tribulaciones,sublime amiga cristina.
Besos y un fuerte abrazo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Javier:

Agradezco tu comentario y celebro que brillen tus ojos.

No te censuro.

Gracias por estar.

Abrazos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Marián:

Bien sabes que el placer es mutuo desde que nos conocimos y así será siempre.

Celebro que te guste el texto y, lo que más, que lo hayas comprendido.

Gracias por tu aportación a este espacio, que es tuyo.

También tú cuentas con mi admiración y estima.

Un pareado de besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado El Éxodo:

Gracias por tu participación es este espacio que bien sabes es tuyo también.

Mostrar desacuerdo es bueno porque te encuentras ante un texto abierto, pletórico de sugerencias, y, ante ellas, tu visión es la que para ti cuenta.

Abrazos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimado Doloralfa:

Por mucho que brille nuestro aspecto externo, no es difícil cubrir nuestro interior. Pero si nuestro corazón es feliz todo brilla: piel, cabello, mirada...

Mil gracias por tu participación amigo.

Besos y abrazos,
Cris.

La Solateras dijo...

La vida deja sus huellas, tanto por fuera como por dentro. Las del exterior tienen tratamiento y cirugía, aunque si se abusa acaba el rostro convertido en una máscara.

Y como creo firmemente que la cara es el espejo del alma, también ésta, el alma, a veces se convierte en una máscara triste.

Anónimo dijo...

Querida Cris:

Sobornar al cuerpo con cremas, esa frase en apariencia tan simple, a mi me parece todo un compendio.
Es cierto, el cuerpo responde a las cremas y tratamientos dejándose engañar, y enmascarando con esa mejora de apariencia, su verdadera edad, su verdadero ser.
Pero como el corazón (los sentimientos) no se aprecian en el plano físico, con el simple masaje de la ocultación y de la elaboración artificial de la conducta, es aparentemente suficiente, para manifestar lo que no se es.
Y por desgracia, la apariencia externa al menos al primer golpe de vista, nos puede conducir al engaño. Y ese primer golpe de vista, ya nos predetermina si no profundizamos, y nos quedamos con esa imagen positiva (o negativa) de la persona, o bien lo contrario, somos nosotros mismos los manipuladores. Frente a frente, como en un espejo de dos caras.

Enhorabuena de nuevo, el poema me parece muy inteligente.

Recibe un fuerte abrazo de tu amiga, Mª Jesús

Emilio Porta dijo...

Abrir tu blog es encontrar siempre algo que aumenta nuestro acervo de impresiones, una veces conceptuales, y otras emocionales, pero siempre de la mejor Literatura. No es la cantidad ( de versos) sino la cualidad lo que a mi me importa como lector. Aprender a decir en pocas palabras mucho es uno de los signos del buen poeta, yo diría que del buen escritor, pero, sobre todo, en un género, el poético, donde la capacidad de síntesis, de sugerencia, y el buen empleo de las metáforas, es esencial. Yo diría de lo que has escrito, como resumen, que es maravilloso abrir una página, en papel o virtual, de un libro ( el gran libro compendio de cada autor) y encontrarse "un pequeño gran poema". Un pequeño latigazo suave que engrandece tu ya espléndida y reconocible obra.

La Zarzamora dijo...

Hay negruras del alma que no logran exfoliarse nunca. Mucho me temo yo también.
Besos, Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimados amigos:

A la mayor celeridad que me sea posible os contestaré. Gracias por vuestras valiosas aportaciones a este espacio.

Recibid toda mi estima,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimada Ana (La Solateras):

Gracias amiga por participar en este espacio. Siempre es una alegría contar con tu presencia.

Realmente me ha gustado mucho tu comentario, pero como todo en esta vida, es cuestionable. Verás, es cierto que siempre se ha dicho que el rostro es el reflejo del alma. Pero fíjate en un detalle -al menos a mi me ha pasado-. Tú habrás oído muchísimas veces frases tales como: Líbreme Dios del agua mansa que de la brava ya me libro yo. O, tenía cara de cordero degollado y era un lobo.
Con esto solo pretendo decir que son muchas las personas que se enmascaran, y con su enorme habilidad para demostrar el rostro que más les conviene, pueden llegar a engañar a cualquiera.

Recibe mi estima y admiración.

Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi queridísima María Jesús:

Debo agradecer tu encomiable comentario. Es realmente magnífico. El que mejor desvela la intencionalidad del texto.
Tienes tantos valores, además de escribir exquisitamente, sabes leer y ver entrelíneas. Eso es fruto de una inteligencia excepcional, la que tú posees y por encima, cabe destacar tu gran humanidad.
Siempre engalanas mi espacio con un precioso broche de oro.
Me dejas sin palabras.
Tan solo puedo aradecerte de todo corazón que me leas, que participes y tenerte como amiga que es lo más grande para mi.

Mil besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Emilio:

Agradezco tu aportación a mi espacio.
Siempre haces referencia a la escritora, en realidad, yo preferiría que la hicieses al texto. No me gustan las alabanzas, ni ya me las creo. Al menos, sé quien soy, y no se me inflan las alas, eso sería malo, malo. Hay mucho que aprender, muchísimo.

Recibe un cordial saludo.

Cristina.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Eva (La Zarzamora):

Así es pero mientras tengamos oportunidad de apartar todas la manchas posible, no permitamos que el corazón nos detenga.

Me ha encantado tu comentario, el cual te agradezco muy sinceramente.

Toda mi estima y admiración para ti.

Cris.