viernes, 13 de febrero de 2009

Pisaré sobre las nubes

Pisaré escalones de nubes
o me pondré alas,
pero te juro mi alma
que llegaré a ti
para acariciarte
en la mañana temprana.

Soy cautiva de tus ojos,
espejo de lamento.
Y tú, ladrón de tantos sueños
que retengo en mis adentros.

Ayer, emigré al oscuro pesar
y aguda soledad.
¡Dime!, ¡dime!
Dónde te mutila el dolor,
que Dios es sabio
y creó por bálsamo al sol.

Ambos somos frágiles
y las oleadas nos separan,
pero en tribus de sangre casta
no caben marejadas.

Añoro mi tierra.
Te añoro Hermano.
Escucha a la caracola
¡Escúchala!
Que grita como loca,
¡cuánto, cuánto te amo!

Se despeña la madrugada
y me interrogo
qué tal tú tan señero.
No, no estás solo,
allá te envié un señuelo
con mi ánima enganchada.

Pisé escalones de nubes,
y prescindí de las alas.
Pues sin tenerte
a ti he llegado,
para besarte
todas, todas las mañanas.

(con todo mi amor a mi hermano Roberto)


Cristina García Barreto.
Madrid, 12 de febrero de 2009

2 comentarios:

ommje dijo...

"Aunque sepa que le quieres no nunca dejes de decírselo".
Has aplicado esta máxima hacia tu hermano y será un aliento que siempre le acompañará.
Enhorabuena.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Gracias a ti por tus ánimos.
Espero que se recupere, al menos, el bálsamo de mi amor siempre lo tendrá.

Un beso muy fuerte.
Cris.