martes, 8 de abril de 2008

Permíteme

Permíteme, al menos, regalarte palabras,
palabras que al leerlas te recuerden una parte de mi amor,
ésa, que no daré por perdida.
Permíteme, al menos, sentirte,
adentrarme en los sueños de la felicidad
jugando en nuestro oasis prohibido.
Celosa y alarmada cada día, por despertar,
porque entonces te habrás ido.
Permíteme echarte de menos cuando turbias mi consciente,
éste, encantado por tus recuerdos.
Como hojas de un libro viejo,
que al caer unas sobre otras,
sueltan polvo sobre mi cara haciendo brotar besos…
besos de aire que cierran mis ojos.
O escuchar los latidos de tu corazón cuando abrazada a mi almohada,
muy estrechamente, casi a falta de respiración, mi pecho te siente.
Palpita inquieto, marcando un ritmo de sentimientos.
Acorde con aquellos momentos que nos sonaron dejando eco.
Éste, tronante y libre recorre lo más profundo de mi interior.
Permíteme fundirme con el viento,
volar a tu encuentro para despedirme con besos…
Besos suaves, besos nube, nuestros besos.
Yo, abrazada al aire, decirte: Te quiero.
Permíteme no hablar de un adiós,
dejémoslo en sueño,
un cerrar de ojos polvoriento.
Un improbable… No. Merecido acierto.

Cristina García Barreto.
Madrid, 08 de Abril de 2008

4 comentarios:

Pilar Iglesias de la Torre dijo...

y a mí, permíteme, enviarte un beso sobre el viento, que roce cual caricia tu mejilla en la almohada

desde las nubes.........Pilar

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Muy bonito Pilar;
Te devuelvo un beso nube que llegue a Valladolid cargado de cariño sin lloros de tormenta.
Muchas gracias.

Matilde Selva dijo...

Te envío un fuerte abrazo desde Valencia, hasta que nos volvamos a ver, y disculpa mis despistes.

Abrazos

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Hola Matilde,
Me alegra saber de ti "despistadilla".
Espero que, como tarde, nos veamos en La Lobera.

Un beso.