jueves, 3 de abril de 2008


A la sombra de los acebos

Cuando me cuente mi cuerpo
que ya le pesa el alma;
Y que la vida…
no le guarda misterios.
Ni los relojes se atrasan,
por detenerle un poco el tiempo.
O las palabras se le oculten,
sin permitirle escribir un verso.
Y tú no vengas desnudo de culpas
a atraparle con tus besos.
Cuando me cuente mi cuerpo…
Que los árboles no son verdes.
Ni nace el día por dormirse el sol bohemio.
Y que sólo en la soledad de sus espejos se hace eco.
Entonces…
Será el momento de activar su vuelo.
-Lejos-
Donde únicamente, la nota canora del ruiseñor,
podrá encontrarle en la sigilosa sombra de los acebos.
Bajo brizados versos de Amor,
dormidos en su regazo…esperando a tu desnudez,
con una magnolia en los manos.
Cuando eso mi cuerpo me cuente,
juntos cerraremos nuestro relato.

Madrid, 2 de abril de 2008
Cristina Garcia Barreto

4 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Amiga Cristina quiero hacerte costar que sigo fiel a tu blog, seguramente no me recordaras, pero cuando visite tu blog por primera vez, todavía era un embrión y puedo presumir de haberlo visto crecer, muchas veces quise ponerte un comentario pero mi timidez no me lo permitía hoy he sacado valor de donde no havia, un abrazote

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Por supuesto que te recuerdo. Y celebro tu nuevo paso por aquí.
No te cortes y haz todos los comentarios que desees, así podré percibir si mis palabras derivan en emociones.

Un abrazo muy fuerte y ya sabes...Aquí estoy.
¿Esta era tu dirección, verdad?
http://juanantoniomelgui.blogspot.com

Juan Antonio dijo...

Amiga Cristina, gracias por la invitación, veo que si me recuerdas, tengo que confesarte que cuando leo tus poesías me siento infinitamente tan pequeño que cuando vuelvo a mi página me entran ganas de llorar, creo que eres una persona culta e inteligente pero eso no basta tienes que tener un don para crear esas poesías, que a parte de ser bonitas encierran en cada una un mensaje, un abrazote

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Gracias Juan Antonio, ahora me haces sentir pequeña a mi. Lo cual es importante debemos empequeñecer para valorar los detalles más simples de la vida.Como verás aunque se debe controlar la métrica poética, en general, me decanto por la poesía libre pues considero que deja más campo para la expresión. Y, sobre todo, poder transmitir de forma más cercana.
Otro abrazo para ti y muchas gracias.
Sabes que sigo aquí.