martes, 10 de noviembre de 2015

Hace poco, una gran amiga atravesaba un momento realmente duro. Me dijo que nadie le comprendía. Que no era posible. En principio me limité a escucarle, cosa de amiga, posteriormente, le dediqué un poema. Lo declamé con música de fondo y se lo envíe. Ésta se quedó pensativa. Me preguntó: ¿cómo es posible que puedas expresar lo que realmente siento con lo que te he comentado? Le respondí: porque todos tenemos malos días. Si prestamos atención a un ser humano, y si se es humano..., no es difícil empatizar. Solo es cuestión de Humanidad.
El poema se titula: Algunos días.

Algunos días....
No es premonición recoger mala siembra.
Sé que intenté procrear frutos de amor.
Di la bienvenida a tu paisaje,
recogí tu acercamiento en pro de ventura.
Camino sobre asfalto húmedo
suelo que creció de los átomos de mis lágrimas;
oscuras y afinadas por el coro de tragos carbonizados.
Pesadas en mi día,
agitadas, sal picantes
hasta alcanzar la altura de un cielo.
Esa fusión de sentimientos
donde la luz se aplasta y derrite.
Toda mi visión en negro.
Mis ojos cerrados o abiertos
en cualquier caso,
de vista perdieron mi propia vida.
Los amigos no están.
La vida repite menús de agonía,
al menos esa vida que dice pertenecerme.
Mis fuerzas a la par de mi horizonte
cercano por su lejanía,
recogen vómitos de dureza.
Dulces labios pintados de carmín agrietado.
Besos de hiel y miel hacen estrías
en las llagas de un recuerdo
presente y ausente.
No existe el tiempo,
no están los amigos.
Solo una puta vida
que día a día recojo
y me vomita.
Cerraré el último bar más cutre
de este mundo.
Me partiré con la penúltima risa
y moriré borracha y perdida.
Esa es aquella,
mi vida.

Ps.: Su vida; mi vida; la vida de muchos, tal vez, en un momento dado.
(Reservados derechos de autor)

1 comentario:

Oscar Dominguez dijo...

Así de sencillo y difícil a la vez, porque requiere un esfuerzo emocional doble, abstraernos o dejar en un plano secundario lo nuestro y sentir como propio lo ajeno.

Gran poema Cristina (empatizante y real, como la vida)