miércoles, 17 de agosto de 2011

Sombras

Eclipse


Ahora, en esta ancianidad,
retrocede mi rebeldía
llamada virtud
que hace feliz al hombre.

Los días pasan
acelerados cuando no
se puede derrochar el tiempo.

Yo, inclemente en mi juventud,
no puedo rozar el deseo
de devolverme las pieles
que lustraban mi cuerpo.

Así, rugosa,
entre gritos de soledad
veo el comienzo inexorable
de ese mañana
que me deportará sin billete
a no sé dónde.

Quisiera esconderme
entre paladas de tierra
antes de que la lluvia
cale mis carnes.

Cuando no sienta
el menor pulso de coraje,
entonces iré a mi banco,
con el pecho descubierto.

Esperaré a ese eclipse
entre corazón y sombra,
ese, que deja suprimida
la memoria.


22 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Mis queridos amigos:

"Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida"
Pitágoras de Samos.

No añado más a este mi poemario: Sombras. Tal vez, lo único, es desear a tod@ ancian@ que su vida haya sido bella.

Mil besos y mil gracias para todos,
Cris.

Leo Lobos dijo...

Mis saludos desde Santiago de Chile, un agrado leer-mirar su espacio de comunicación y cultura, abrazo

Leo Lobos

María Jesús dijo...

Sorprendente tu poema, Cris, un poco sobrecogedor. Encierra, una gran reflexión de futuro.
Todos conocemos nuestro pasado, largo o corto, según, pero el futuro, no lo conocemos por propia experiencia, sino por la ajena. Por tanto, no es nuestro, ni lo hacemso nuestro, y tenemos la esperanza de que no nos llegue a ocurrir, porque siempre, todo lo menos bueno, les ocurre a otros.
Lo malo, es que no aprendemos de la experiencia ajena, y lo bueno, que nos ayuda a conservar la esperanza y el optimismo.
De cualquier forma, siempre hay un día más, hasta en los peores momentos.
Las ilusiones cambian, pero no se pierden. Si no existieran motivaciones, la vida, llegados determinados tiempos, no tendría sentido.
La ilusión de la juventud queda atrás, y la juventud, también, pero existen otros estímulos para seguir viviendo.
Y a pesar de todo, cuando pasa, nos damos cuenta de que no lo hemos aprovechado, o no hemos apreciado, infinidad de cosas que teníamos buenas. Y nos preguntamos, si volveríamos a hacer lo mismo si tuviéramos una segunda oportunidad, y quisiéramos volver de nuevo, para recuperar lo que no valoramos en su momento.

Enhorabuena, Cris. Es un gran poema que en el fondo, nos habla del tiempo y la incapacidad que tenemos para poder controlarlo, o para hacerlo más flexible y a nuestra medida.

Recibe un fuerte abrazo de tu amiga, Mª Jesús

MarianGardi dijo...

Los ancianos esperan la muerte con resignación, dicen que la vida cansa cuando han vivido todo lo que tenían que vivir.
Excelente serie de poemas.
Todo mi afecto y un ramo de rosas
Besos querida amiga

Anónimo dijo...

Buenas tardes Cristina:

Cuanto más te leo más me sorprendes.
Perdona mi forma de entrar. Si que veo más allá y todo cuanto veo me embelesa. Posees un gran talento, haces pensar a las piedras, nada facil.

Mi enhorabuena.

Abrazos.

Luis Miguel Martínez Navarro.

Antonio dijo...

Mi querida Cris, ando dándole vueltas al eclipse de la vida. Es cierto que se va eclipsando uno, pero tal vez sea porque la vida ya te fue dando luz propia para que en tu interior cultivares soles. Las arrugas de la piel acumulan tanta luz, tanto vivido, que el abuelo debería ser, un poco, como el faro de la vida. Lo lamentable es que la Tv y los medios de comunicación nos arrebataron ese papel y nos cuesta más llegar a nuestros nietos y jóvenes.
Espero que antes de que "ese eclipse entre corazón y sombra,ese, que deja suprimida la memoria" aparezca, pueda dejar constancia de la luz que fui recogiendo.
Besos

Cristi dijo...

Hola, Cris:

Excelente poema representado por tan grande obra maestra; la vejez en verdad nadie quiere ... digo envejecer, todos queremos rejuvenecer pero el tiempo pasa no perdona aunque hayamos tenido una buena vida: Yo ahora mismo estoy leyendo un libro de una gran escritora su título es "La hora de la verdad" de la escritora Rosa Regás os lo recomiendo.


Abrazos.

Emilio Porta dijo...

Es un gran poema. Y me ha impresionado el comentario y el análisis de María Jesús. Espero tengas suerte en ese nuevo proyecto poético, aunque será difícil superar tus libros anteriores. Trayectos es un libro realmente espléndido. Variado en la forma y en el fondo, ha sido la culminación de otra obra magnífica: Enigma. Repito, gran poema este que nos ofreces. Eres una estupenda escritora, Cristina.

Cris Gª. Barreto dijo...

Queridos amigos:

Mil gracias por vuestros comentarios. Ahora estoy casi siempre fuera, pero cuando vengo a Madrid intento atenderos.
Os debo visitas a vuestros espacios -lo cual estoy deseando- y respuestas que espero estén a la altura de las palabras que me dedicais.

Besos a todos con la reiteración de mi profundo agradecimiento,
Cris.

Jane Austen dijo...

Sigo tu blog desde hace tiempo y he de decir que me encanta... pásate por mi blog y recibirás una sorpresa.
Jane.

Miguel Angel Martín dijo...

Aunque se refiera a la ancianidad es la incertidumbre diaria a la que nos enfrentamos diariamente. Me ha llegado muy dentro.

angelcifu dijo...

lindo, pero es algo trágico pensar que la memoria desaparecerá...es nuestra vida.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Leo:

Un placer tenerte en mi casa. Bienvenido y gracias por tus palabras.

Ahora estoy escribiendo un libro y me apremia el tiempo. En cuanto me deslíe pasaré por tu espacio.

Saludos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida amiga, María Jesús:

Plausible comentario me dejas.
Has exprimido todo el jugo del poema.
El anciano es el prócer de la vejez. Pese a que la sociedad, generalmente, vea a los ancianos como cargas económicas, etc. Ya sabes: Medicación gratis, pensión y demás. Actualment todo se mide por el valor del dinero, sobre todo, a los que "dañan" las arcas del Estado. Cuántos inútiles congresistas no renuncian a su paga "vitalicia" por haber estado: ¿cuatro o cinco años en el gobierno? Si tomasen conciencia de los problemas coetáneos, no podrían dormir.

Dijo, Honoré de Balzac, cito: El anciano es un hombre que ya ha comido y observa cómo comen los demás.

Esta frase encierra una gran metáfora.

Obviamente, como bien dices, con la edad se debe buscar nuevos alicientes y, aquí recuerdo, que alguien dijo: La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu.

Esta frase resume -con perfecta precisión- dos cosas: Por un lado, la imposibilidad de recuperar el tiempo; por otro, que no existe tiempo -metafóricamente hablado y no a la vez- si la predisposición del individuo se mantiene joven.

Agradezco tu inteligente comentario, aquí tendríamos un gran debate.

Mil besos y toda mi admiración para ti.

Tu amiga incondicional,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida amiga Marián:

Muy acertado tu comentario. Pero también es cierto -para no repetirme- lo que le contesto a María Jesús. Sabes que en el fondo todo depende del estado del espíritu.

Mil gracias por halagar esta temática.

Tu amiga incondicional te envía mil besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola, Luis Miguel:

Eso de que las piedras piensen metafóricamente queda muy bien.

No importa entrar con mal pie. Lo importante es enderezar las pisadas.

Te agradezco sumamente tu comentario.

Saludos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querido Antonio:

Plausible comentario.

Respecto al respeto hacia al abuelo por su sabiduría, no olvides que los hijos no respetan ni a sus padres. Así van, luego, al menor tropiezo, son tan inútiles que tenemos que levantarles. Espero que esto cambie, porque no es culpa de ellos, la responsabilidad radica en todo cuanto enuncias en tu coment incluyendo al gobierno. Puesto que los padres -los padres correctos- aún haciendo más de lo que pueden se estrellan en las rotondas de esta indeseable sociedad.

Mil gracias por visitarme.
Recibe un fuerte abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Cristi:

Bienvenida a tu casa.

Agradezco muy de veras tu comentario. Sobre lo que comentas ya le he contestado a María Jesús, y casi que te lo transmito también a ti.
Por otro lado agradezco igualmente tus recomendaciones literarias.

Como le comenté a Leo: Ahora estoy escribiendo un libro y me apremia el tiempo. En cuanto me deslíe pasaré por tu espacio.

Un beso para ti y mi reiterado agradecimiento.

Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Emilio:

Me congratulan tus palabras.
Sabes que el último libro que te leí -sin quitar el mayor valor a los anteriores- me pareció soberbio, insuperable.
A mí ya no me sorprenden los comentarios de María Jesús, hace tiempo que sé que ella es sorprendente, además de gran amiga y magnífica escritora.

Debo agradecer profundamente tus palabras, así como tus consejos iniciales que grabé en mi mente.

Recibe un fuerte abrazo y toda mi admiración,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimada Jane:

Ya pasé por tu blog. Me honras por tan precioso homenaje. En cuento pueda lo pongo -conforme las normas- como entrada.
Debo decirte que eres una gran escritora, además, desprendes una profunda humanidad y, ahí, es dondo radica la fuente de inspiración que llevas dentro.

Mil gracias de todo corazón.
Recibe también mi admiración por tus letras.

Besos amiga,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Miguel Ángel:

Agradezco muy de veras tus palabras.
Bienvenido a tu casa. No llames. Tienes la llave.

Recibe un fuerte abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Angelcifu:

La memoria no tiene porqué desaparecer en la linde de nuestro tiempo. Bien sabes que también existe el alzheimer. Respecto a qué pasará después de nuestros días, no puedo responderte, no almenos ahora, solo presuponer, nada más.

Bienvenido a tu casa.

Agradezco muy de veras tus palabras.

Un abrazo,
Cris.