jueves, 26 de febrero de 2009


Escríbeme

Escribe,
escríbeme un verso,
aunque arda tu pluma
cual arde el incienso.

Escríbeme Amor,
que ya me despeño,
en las noches frías
donde muere mi aliento.

Escríbeme en hoja
de castaño o cerezo,
pues no fue antaño
cuando nos dimos un beso.

Persiste al olvido
si es tu consuelo,
que yo bebo mis lágrimas
de aroma a romero.

Escribe,
que se desangra mi cuerpo,
aunque persista mi alma
viva en tu recuerdo.

Y nunca jamás
encadenes mi proverbio,
pues libre como el viento
huye hacia el cielo.

Pero escribe,
escríbeme un verso,
que te nazca del corazón
como nacen los rezos.

Cristina García Barreto.
Madrid, 26 de febrero de 2009

2 comentarios:

Carlos Serra Ramos dijo...

Pues... cúmplanse tus deseos, querida amiga:

Te escribo con versos
que nacen del alma,
por aquella noche,
que a la luz del alba,
dio fin a una virgen
entre blancas sábanas.

Y fue despedida
doliente y amarga
al quedarse anclada
sobre el lecho ardiente
mi beso y mi alma.
*
Carlos
_____________

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Oh, Carlos, me dejas sin lexía. Hasta la laringe se me obstruye.

No sabes cuánto agradezco tu poema, bello bello bello.

Te adoro por cómo eres y encima porque al fin "alguien, me escribe".

Besos de corazón.
Tu amiga Cris.
Si te pierdes por Madrid, por favor, no dudes en llamarme.