sábado, 1 de octubre de 2011

¿Ángel negro o ángel blanco?


Fui luna llena
en tu cielo
ahora ángel negro
de corazón impuro.

La materia
que tuve para amarte
se ahogó anoche
en la tormenta.

Quedé limpia.

Tu perfume
a convidado hedonista
traspasó mi vestido
y se enredó en la lluvia.

Marchó con ella.

Soy Luna llena
en mi cielo,
para ti
la noche más oscura.

Pero si repites
que soy ángel negro
con el alma impura
te dejaré
en la percha rota
del recuerdo.

Si caes
en el fondo del armario
no olvides
que mis alas de pecado
me impedirán
ser ángel blanco.


22 comentarios:

Cris Gª. Barreto dijo...

Mis queridos amigos:

Debo aclarar que en este poema el color de los ángeles es metafórico, me refiero al ser. Y, muy probablemente, excluyendo las metáforas, existan más ángeles negros que blancos.
Esto me recuerda a la canción de Antonio Machín: "Angelitos negros"

Os canto dos estrofas:

Pintor nacido en mi tierra
con el pincel extranjero
pintor que sigues el rumbo
de tantos pintores viejos

Aunque la virgen sea blanca
pintame angelitos negros
que también se van al cielo
todos los negritos buenos...

Besos de corazón para todos.

Cris.

La Zarzamora dijo...

Todos llevamos de esas dos esencias inherentes al ser.
En la percha del recuerdo colgamos el olvido esos días de tormenta en los que la lluvia nos inunda de materia y nos impide llegar a amar con las alas desplegadas, sin miedos ni rencores...
Besos, Cris.

María Jesús dijo...

Querida Cris:

Es interesante el juego que haces, entre el blanco, y el negro, o lo bueno, y lo malo. Muy bien podríamos equipararlo con el amor-odio.
Es fácil cambiar la consideración que tenemos de una persona si nos sentimos engañados, y pasamos, de tenerla en un pedestal y apreciarle todas las virtudes del mundo aunque sean imaginarias, a verla poseedora de todos los defectos. Este cambio, no deja de ser una válvula de escape para nuestro resentimiento.
En fin, que todos somos un poco ambivalentes, y la firmeza de nuestro criterio, sucumbe, en el momento en el que nos sentimos heridos, o, decepcionados.
Por otro lado, también tenemos todos luces, y sombras.

Me parece muy original el poema, y como siempre, diferente a los anteriores.
Felicidades de nuevo, Cris.

Recibe un fuerte abrazo,

Mª Jesús

Chema Barragán dijo...

Precioso tu poema... me ha gustado mucho :) En mi caso me gusta pensar que soy un 'fauno' de alas negras al que cada día o cada noche le gusta dibujar algúnos Rayajos en el Aire. Así que si he de identificarme con algún ángel, lo haré con el de alas negras, no por su bondad o maldad, más bien porque me gusta la noche y porque el color del alma tiene nombre de arcoiris :)

Saludos :)

Laura Caro dijo...

Qué poco dura la pureza del blanco.
Casi todo es negro ya tras nuestra infancia pero lleva la experiencia en su tinte.
Un abrazo, Cris.

Manuel dijo...

¡Lástima que el Ángel Negro tenga tan mala prensa!.

La historia del Universo no se habría escrito sin Azrael.

La reflexión es intensa, Cris. Me alegra haberte leído.

Un beso.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimada Eva (La Zarzamora):

Sí, es cierto, a todos nos marca la ambivalencia en determinados momentos. Pese a que lo idóneo sería mantenernos bajo un cielo despejado.

Gracias amiga por tu valiosa reflexión.

Besos con toda mi estima y admiración,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida María Jesús:

De tu comentario, de veras que no cambiaría una sola palabra. Siempre honras con tu inteligencia la nomenclatura de este espacio.
Qué fácil es pasar del amor al "odio", sobre todo, cuando más se ama.
Por otro lado, no creo que nadie que sea plenamente consciente de sus actos pueda sentirse bien haciendo el mal. Pues el rencor y la venganza es una enfermedad que carcome a toda alma.

Gracias amiga por tus valiosas palabras.

Recibe todo mi cariño y profunda admiración.

Besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Chema:

Bienvenido a este espacio, que ya es tu casa.
He pasado por tu blog y me parece muy interesante. De momento, te sigo, dame más tiempo para comentar.

Bueno, yo pensé que los faunos perseguían a las ninfas, así pues, acertada elección por tu parte.
Realmente me ha gustado mucho tu comentario.

Gracias por tus letras y colorear el alma.

Un abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimada Laura:

Antes de contestarte he visitado tu segundo espacio: Poemas desanclados. Te dejo comentario y, cómo no, te sigo.

Debo darte la Bienvenida a este espacio que ya sabes es tu casa.

Cierto es, lamentablemente cierto, que la pureza del blanco, por lo general, es muy efímera. Pero también es cierto que algunas personas pese a sentir el tinte negro de la vida siguen manteniendo una faceta infantil en su vida. Lo cual, en ocasiones les favorece pero en otras, todo lo contrario.

Gracias de corazón por tus letras.

Besos con estima,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Manuel:

Así tan oscurito como apareces en tu imagen...No, no te voy a dar mala prensa.

Verás, ya puse una especie de aclaración como comentario de entrada a este escrito. Mi intención: disociar los colores y aclarar que el epicentro del texto está en el "ser".

Muy acertada tu alusión a el ángel Azrael.

Intentaré veros el jueves 6. Mira que me gusta tu poesía, pero cuando recitas, aún más...Esa voz de actor y puesta en escena extraordinarias.

Gracias mil por tus palabras.

Besos con toda mi estima a repartir con Rosa.

Cris.

José Antonio dijo...

Un saludo cordial, Cristina

Observo con agrado que este blog de poesía que mantienes es un efervescente punto de encuentro de poetas y amantes de la poesía que se reunen alrededor de sus contenidos y comentarios.
Pues bien, como te he dicho a través de tu página de facebbok que es el canal por el que he llegado a saber de tí, quiero reiterarte la invitación, que hago extensible a otros autores, de colaboración con Matemáticas y Poesía a través de su sección de Colaboraciones.

Un fuerte y cordial abrazo

Emilio Porta dijo...

Aparte del fondo, está la forma. Y en este poema, la forma debe tener capítulo aparte. Originalísimo modo de presentar la dialéctica de la vida y el pensamiento.Todo es un continuo choque de contrarios. Incluso conceptualmente, el Mal se define como la Ausencia de Bien. Existencia-ausencia. El ser y el no ser. De la negación surge la afirmación. De hecho lo que llamamos odio no es más que una reacción contraria al amor. Yo no creo que se pueda pasar, si hay verdadero amor, al odio, pues el odio es la negación del amor, como hemos visto. El verdadero amor - hablo de amor como sentimiento general humano - asume la decepción, asume lo inesperado. En cualquier caso luego juegan otros elementos menos conceptuales, más biológicos, que afectan a las sensaciones. ¿Que se produce antes, la reacción química y física que genera las actitudes? ¿O los sucesos que modifican nuestra actitud a través de operar sobre nuestra biología?. Es ser humano es complejo. Y contradictorio. Por eso este poema, simbólico pero extraordinario, entra de lleno en las raíces esenciales de esa Humanidad a la que pertenecemos. Gran poema, Cristina.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado José Antonio:

Igualmente, bienvenido a este espacio, que ya sabes es tuyo también. Efectivamente, aquí fluyen los pensamientos. De eso se trata. Intercambiamos palabras, espíritu y otras emociones. Siempre con sumo agrado y respeto. Porque antepongo la humildad y entrego el conocimiento y el alma.

Obviamente, y con sumo agrado, visitaré tu espacio. Será un enorme placer.

Otro abrazo para ti.
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Emilio:

Acrecentas con tu grandeza y sabiduría la nomenclatura de este blog.
Cuando alguien de tu nivel me escribe, siento cómo renace mi proyecto de crear un real encuentro de pensadores.

Como dijo el "poeta maldito" Charles Baudelaire: El Odio es un borracho al fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida.

Obviamente, cuando he escrito odio, lo he puesto entre comillas. Pues acepto, como bien dices, que el odio es la ausencia del amor. Esta ausencia, en ocasiones, provocan fuertes frustaciones y acusaciones que nos hacen decir palabras hirientes. Y, lo cierto es, que como la realidad es que no se siente "odio", esas palabras revierten en nuestra consciencia y nos derrumban el corazón. Luego, está la enmienda que solo puede ser aceptada cuando el amor es real.

Es obvio, que el ser humano es complejo, es más, es el mayor enigma del universo: único e irrepetible. Si fuésemos clones, no habría "ser" auténtico en su esencia.

En mi opinión, siempre se debe decir la verdad, pese a cualquier consecuencia. Haría más daño una noticia a destiempo que en el momento. Porque el tiempo siempre termina descubriéndonos a todos, digamos que es algo así: colocarnos en nuestro lugar.

Yo he pecado de imperfecta, siempre pecaré de imperfecta, pero jamás, en el fondo de mi corazón, seré infiel o desleal a un amigo. Y cuando digo amigo, digo también, amiga, y también digo: Amor.

Por otro lado, es cierto que el negro: no es maldad y el blanco: no es perfección. En el fondo los colores se mezclan.

Bueno, has buceado en la profundidad de este mar de letras, con tu sapienza y experiencia.

Gracias de corazón por tus letras.

Recibe mi estima y admiracion,
Cris.

La Solateras dijo...

Pues en mi opinión el contrapunto del amor no es el odio, sino la indiferencia. El odio, al fin y al cabo es un sentimiento, negativo, sí, pero que puede tener su origen precisamente en una deformación del amor.

La indiferencia, la ignorancia hacia quien nos ama es lo más demoledor.

Un poema profundo y cargado de sugerencias.

Un abrazo

Antonio dijo...

Entre el blanco y el negro está el gris, pero la vida y el amor van cargados de colores. Cuando la vida la condicionan otros, aunque se digan ángeles, pueden llevarte a la profunda negrura, pero si la guía uno evitará los baches, las negruras y blancuras, para vivir la policromía que la hace más dulce y placentera...
Besos

Anónimo dijo...

Estimada Cris:

Te dejo comentario por correo electrónico.

Eres grande.

Siempre contigo.

Javier.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimada Ana (La solateras):

Gracias por ofrecenos una nueva percepción del texto.

Verás, el odio, es la ausencia del amor. Aquí, realmente, no cabe ese sentimiento como tal.

Dices: "La indiferencia, la ignorancia hacia quien nos ama es lo más demoledor"
Para mí, la indiferencia debe ser para quien mal nos ama o no nos ama.

Gracias de corazón por tus letras.

Besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Antonio:

Muy cierto es que, generalmente, ni nada es negro ni nada es blanco. Por ello, matizo en la entrada que no se trata de colores. Sí más bien en la divesidad de colores que nos ofrece la vida. Y, obviamente, somos nosotros quienes debemos mantener las riendas de nuestra vida.

Muchas gracias, Antonio, por tu interesante aportación a este espacio.

Besos de la número 50.

Cris Gª. Barreto dijo...

Gracias Javier:

Recibido y contestado tu correo.

Abrazos,
Cris.

Pablo Javier Resa dijo...

Te dejo este poema, como quien pasa y se suma, Cris.

---------------------

NI DEMONIOS NI SANTOS

Nada de demonios
nada de ponerle cuernos al dolor
de vernos sólo la mitad terrible

nada de andar metiéndole
apósitos de extramundo
a las heridas tan humanas

nada hay que exorcizar
cada vez que hacemos el daño
y nada de santo necesita el amor
para volvernos hermosos cuando amamos

esto somos
de aquí parten los besos y las balas

propongo en cambio
brazos en celo
andar de ojos abiertos.

---------------------

Cariños