domingo, 12 de septiembre de 2010

La rama

Riego en silencio tus rizomas
Despacio se escurre el agua
de palabras minusválidas
cuando éstas ya no existen
No verte es un camino largo
por donde ilusa te busco
con las penas inflamadas
Y no puedo, no, decirte adiós,
también preciso beber el dolor
de este vaso insondable
pese a que en su suelo
solo halle posos
interrogantes y mezquinos

Broté de un árbol que ha caído
Soy la rama perdida del bosque
que vive sepultada en el disimulo
Sustento los frutos de mi vientre
pues de otro vientre soy fruto


Madrid, 12 de septiembre de 2010
cristina garcía barreto.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Cris:

Hace poco llegué de Toledo.

Tu poema como siempre inteligente y muy bien construido. Las metáforas excelentes. Pero el tema: ¿Por qué no olvidas al árbol caído? Ya no existe, pasa página.
Para qué irte a Tenerife a acompañar a tu madre el día de los difuntos. Ya no está. Es irremediable. Al menos tienes hijos, a mi la vida no me ha dado ninguno.

Decirle a María Jesús que me encantan sus comentarios y sus detalles, y, por supuesto darle las gracias.

Este poema es bueno Cris, pero no de los mejores, no decaigas en tu calidad poética. Eres muy buena y quiero que sigas siéndolo.

Besos y un tremendo abrazo.

Encarna.

Anónimo dijo...

Mi querida Cris:

Te felicito.
Me has hecho llorar como tantas veces. Es imposible olvidar a una madre y más en tu caso con todo tan reciente.

Tu poema es magnífico encima va in crescendo en sus últimos versos. Quiero decir que empieza con una fuerza extraordinaria y finaliza con un remate de broche de oro.
En mi opinión es y te reitero muy bueno.
Sé que necesitas estar con ella y plagar su supulcro con flores. Te entiendo, yo haría lo mismo.

Perdona no quería desviarme con temas personales, sé que debo respetar tu espacio y ceñirme exclusivamente a criterios literarios.
Pero no he podido contener el impulso de darte todos mis ánimos.

Eres una gran escritora y un universo de sentimientos, pensamientos y maestría en el manejo del lenguaje.

Recibe mi toda mi admiración e igualmente darte las gracias por transmitir tantos temas que llegan más allá de tus propias palabras.

Teides de besos para mi niña.


Maite.

Anónimo dijo...

Querida Cris:

Precioso y sentido poema de alto nivel literario.
Las metáforas se cuelgan a las ramas como pequeñas hojas balanceadas por tus palabras.

La imagen más adecuada imposible.

Mi más sincera enhorabuena.

Sobre el tema personal te envío mail.

Recibe un beso muy sentido.

Tu amigo incondicional.

Javier.

Anónimo dijo...

Estima Cristina:

Bello, sentido y espléndido poema.
Las metáforas, palabras que ornamentan el significado de ese árbol tan preciado.

Te felicito.

Gracias por responder a mi correo electrónico. Permíteme que te envíe otro por cuestiones que he observado -no literarias- y deseo hacerlo en privado.

Un abrazo cordial y con afecto.

Ángel G.

Anónimo dijo...

Cris, cielo:

Enternecedor poema, además de su gran calidad.
Me deja tan pensativo.
Justo ahora empiezo a dedicar tiempo a mi madre.

Me ha encantado Cris.
Te felicito de corazón.

Un beso muy fuerte amiga.


Jesús.




A ti Encarna decirte que parece que vienes algo tensilla de Toledo. Te veo mañana sin remedio ;)

Anónimo dijo...

Mi estimada amiga:

Me aúno a Maite en su comentario, también al resto de tus seguidores.
Solo te ruego me permitas una matización respecto a Encarna, coincido con ella en que María Jesús aporta un gran valor a tu espacio. Sus comentarios son encomiables. Así como los de Mari Carmen. No obstante, considero que las cuestiones personales se merecen todo el respeto del mundo. Ahí me siento tocada pues te conozco en demasía y considero que no proceden.
Tampoco has bajado el listón, todo lo que escribes dice mucho.
Eres diferente y muy generosa, quizá demasiado.
Sigue así poeta, escritora y amiga.
Recibe todo mi apoyo y comprensión.
Y, más que nada, gracias por compartir este poema que tanto me dice y significa.

Te abrazo con toda mi alma.

Elisa.

M. Angel dijo...

Hola Gris, lindo poema con tristeza y nostalgia en tus versos, si es así, arranca de tu corazón la tristeza, y muestra tu sonrisa para que desde el cielo la miren.

Gracias por las palabras que dejaste en mi blog y por la corrección que indicas, seguro que tengo muchas mas

Abrazo fuerte y sincero

M. Ángel

Anónimo dijo...

Hola Cristina:

Llevo mucho tiempo retirado de tu espacio. El trabajo me absorbe cada vez más, pese a cobrar menos, como la mayoría de los españoles.

Tú poema ha hecho mella en mi recuerdo, sentimientos. Jamás he podido superar la pérdida de mi madre, hace ya ocho años. Ni creo que pudiese describir de una forma tan bella, como tú lo haces, su marcha.

En mi opinión no recordar a los seres que se han ido te impide mirar hacia la posteridad. Y eso nunca debe pasar al olvido.

Te felicito eres soberbia.

Un abrazo.


Jorge.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Encarna:

Bienvenida de Toledo, espero que tu estancia haya sido placentera.

Agradezco tu nuevo comentario y lamento no haber estado al nivel de tus espectativas.

Recibe un fuerte abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Maite:

Celebro como siempre tu intervención en este espacio, pero más que nada, que mis palabras hayan llegado a tu corazón, pese a que provoquen llanto, no era mi intención.

Me dejas un comentario muy enriquecedor. Tú también me has emocionado.

Esos Teides de besos que me envías...Qué bonito.

Te quiero mucho amiga.
Un Everest de besos para ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Javier:

Dices: "Las metáforas se cuelgan a las ramas como pequeñas hojas balanceadas por tus palabras". Esto es muy poético. Me encanta.
Sí creo que la imágen casa bien con el poema.

Muchas gracias por tu enriquecedor comentario.

Un beso,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Ángel G.:

Dices: "Las metáforas, palabras que ornamentan el significado de ese árbol tan preciado". Qué poéticos estáis algunos. Esta frase es genial.

Gracias por visitarme, ya estás en mi lista de seguidores a los que admiro.

Gracias por tu mail y respetar la privacidad de los temas personales.
Has obrado con la máxima corrección ciñéndote al tema profesional.

Un afectuoso abrazo y muchas gracias por tu comentario, me ha gustado mucho.

Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Jesús:

Sí, aprovecha ahora y disfruta al máximo de tu madre.

Gracias por tu comentario, es muy bonito y generoso por tu parte.

Recibe otro beso sincero,
Cris.


Deja las coletillas. ¡Vaya profesores estáis hechos!

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Elisa:

Me congratula muchísimo que el poema te haya llegado.
Asimismo darte las gracias por tu gesto al nombrar a María Jesús y Mari Carmen, grandes personas como el resto de los que participáis en mi espacio.
Entiendo lo que argumentas. Pero eso, si lo trato, debe ser en privado.

Para mi todos sois importantísimos, sin vosotros qué haría. ¿Quién sería el sustento de mi pluma? Y eso no sé cómo puedo agradecerlo. Las palabras se me quedan muy cortas.

Tu comentario me honra.

Recibe todo mi afecto.
Besos de tu amiga,
Cris.

Anónimo dijo...

Hola Cristina
La palabra es uno de los instrumentos que tenemos para expresarnos, quizá el más importante, pero no siempre cubrimos con ella todas nuestras necesidades de comunicar o de expresar.
¡Ya quisiera el vocabulario ser tan rico como los sentimientos, y que existieran palabras para expresar la profundidad del mismo y sus matices!
Por eso a veces, toda manifestación carece de auténtico sentido y si no hubiera esa necesidad de exteriorizar y manifestar algo que bulle en nuestro interior, el hacerlo, casi rozaría la frivolidad.
Cuando el dolor es profundo y sincero, las palabras no tienen significado, pero juntamente con el gesto de todo tipo, es el medio que tenemos para decir y en esa comunicación que nosotros mismos tenemos con el inconsciente, a veces, es necesario leer lo escrito para saber o conocer lo que sentimos. Es una especie de “psicoanálisis”. Incluso un círculo.

El valor de este poema, está en la sinceridad además de su belleza. Y la sinceridad en si misma, ya es bella, luego es una cualidad añadida. Da la impresión, Cristina, que lo has escrito para ti, para dar rienda suelta, a las emociones, con los sentimientos a flor de piel.
Me parece sencillo y precioso. La sencillez, es otra cualidad. Enhorabuena por poseer esas capacidades.

Muchas gracias a Encarna y Elisa, por las alabanzas que no merezco.

Recibe un fuerte abrazo de María Jesús

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimadl Miguel Ángel:

Qué cándido y buena persona eres.
El poema es triste, pero bueno, yo no me lo planteo así cuando escribo, tan solo escribo lo que pienso y siento y como sabes existe multitud de temas en la vida.

Te agradezco mucho tu visita M.A., estás en tu casa.

Cambiando de tema, cuando entro en un blog y veo que es imposible dejar un comentario. Soy muy selectiva y perfeccionista, lo sé. Pues mira paso de largo. Pero cuando he visto tu blog y ese último soneto tan maravilloso, me obligado no solo a decirte lo mucho que me encanta tu escritura sino también, a que si veo algo subsanable, por un pequeño despiste (que todos cometemos) pues decírtelo. Y celebro de corazón que te lo hayas tomado a bien, pues lo hice con toda la buena intención y cariño del mundo. Qué sonetazo tan bonito.
Igualmente, te ruego que si me puedes ayudar al apreciar alguna falta por mi parte me lo digas. Creo que esto debe funcionar así. Y no siempre contestar: qué lindo; insuperable; eres lo máximo, etc. Porque un buen compañero y buen poeta no es el que se limita tan solo a lanzar mieles cuando, tal vez, haya visto el fallo y quién sabe si piensa: ¡Pues anda yo escribo mejor! Y por ello, calle.

Eres un gran poeta amigo.

Otro sincero y fuerte abrazo para ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Jorge:

¡Cuánto tiempo!
Tú ni te preocupes por tu carencia de tiempo, lo bueno es que cuando puedes aterrizas por aquí. Lo cual te agradezco sumamente. El trabajo es lo primero y ya casi ni importa la bajada de sueldo, ahora lo que importa, dado el panorama que se avecina, es el trabajo en sí.

Veo que por existe una gran empatía entre nuestros sentimientos. Ambos hemos compartido la misma experiencia.

Dices: "En mi opinión no recordar a los seres que se han ido te impide mirar hacia la posteridad. Y eso nunca debe pasar al olvido".

Esta frase es casi un calco de la célebre cita de Edmun Burke, que dice, creo con exactitud: " Las gentes que nunca se preocupan por sus antepasados jamás mirarán hacia la posteridad".

Gracias Jorge por tu bonito comentario.

Otro abrazo para ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Para todos:

La verdad es que os estáis haciendo poetas y filósofos. ¡Qué maravilla todos!

Gracias por vuestros comentarios.
Besos,
Cris.

Anónimo dijo...

Hola Cristina
La palabra es uno de los instrumentos que tenemos para expresarnos, quizá el más importante, pero no siempre cubrimos con ella todas nuestras necesidades de comunicar o de expresar.
¡Ya quisiera el vocabulario ser tan rico como los sentimientos, y que existieran palabras para expresar la profundidad del mismo y sus matices!
Por eso a veces, toda manifestación carece de auténtico sentido y si no hubiera esa necesidad de exteriorizar y manifestar algo que bulle en nuestro interior, el hacerlo, casi rozaría la frivolidad.
Cuando el dolor es profundo y sincero, las palabras no tienen significado, pero juntamente con el gesto de todo tipo, es el medio que tenemos para decir y en esa comunicación que nosotros mismos tenemos con el inconsciente, a veces, es necesario leer lo escrito para saber o conocer lo que sentimos. Es una especie de “psicoanálisis”. Incluso un círculo.

El valor de este poema, está en la sinceridad además de su belleza. Y la sinceridad en si misma, ya es bella, luego es una cualidad añadida. Da la impresión, Cristina, que lo has escrito para ti, para dar rienda suelta, a las emociones, con los sentimientos a flor de piel.
Me parece sencillo y precioso. La sencillez, es otra cualidad. Enhorabuena por poseer esas capacidades.

Muchas gracias a Encarna y Elisa, por las alabanzas que no merezco.

Recibe un fuerte abrazo de María Jesús

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida María Jesús:

Ciertamente, en ocasiones, no existen palabras, tal como manifiesto en el poema.
Los sentimientos cuando son tan profundos queman la garganta y el pensamiento ejercita el ejercicio de la expresión interna.
Como bien dices, los sentimientos están a flor de piel, de ahí, que surja el lenguaje directo, sincero, sencillo y, sobre todo, espontáneo.
Los recovecos del manifiesto escrito pasan a ser interrogantes para el alma.

Debo confesarte mi profundo agradecimiento por el comentario tan profundo, analítico y certero que me haces.

Sabes que todo cuanto escribes tiene un gran peso para mi porque ejercitas la gran labor de leer y entender antes de opinar. Y encima lo haces de forma sincera y magistral.

Si te alaban otros seguidores, es porque lo mereces. La humildad aún te honra más si cabe.

Gracias por tus palabras, mil gracias por estar. Eres una excelente persona y tus críticas absolutamente encomiables.

Recibe otro fortísimo abrazo con todo mi afecto,
Cris.