martes, 22 de junio de 2010

El cielo en los mares

Mi alma son dos remos
que lucha entre los océanos
A Neptuno y su tridente
no le temo y menos los ahogados
Baja Dios y calma los mares
de este despiadado mundo
Pon rumbo a mi bitácora
y destierra al infierno
a todo desalmado
que tomó tu cáliz
bebió tu sangre y
a sus semejantes crucificó
sin ningún remordimiento
Y remo, remo y remo
hasta mi cuerpo encallar
en arrecifes de corales
rubíes de cuantiosos aniversarios
donde el cielo se vislumbra
en las mieles de tus labios


Madrid, 22 de junio de 2010
cristina garcía barreto

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimada Cristina:

Me he ido, me he ausentado. Siempre que leo sus textos viajo no sé a dónde pero me olvido de todo lo cotidiano.

Gracias sinceras.


J.R.

Anónimo dijo...

Querida Cris:

Si pudiese remar con tal fuerza y encallar entre arrecifes de corales para saborear mieles de besos. Lo haría sin dudar.

Felicidades.

Fíjate que me ha pasado como el Sr. que firma J.R., me he visto en el aire, respirando oxígeno con olor a mar y sabor a cielo.

¿Ya te he felicitado?
Eres genial, una pequeña marciana. Por que no te siento de este mundo.

Besos,

Javier.

Anónimo dijo...

Hola Cris:


Ahora que me se me han adelantado a mi pensamiento, qué decirte.
Sólo darte las gracias por hacernos aterrizar sobre la cruel realidad y soñar con los corales. Cómo me subes y bajas con tus palabras.

Un gusto, qué gusto, un deleite. Qué poder tienes con tus metáforas.
Ays!!!!!!!! Cris, no pares.


Besazos de rubíes.

Elisa

Anónimo dijo...

Hola cielo:

¡Qué bello! Me has hecho soñar con otros mundos, con un amor no encontrado...¡¡¡Me has hecho soñar!!! ¡Qué más puedo pedir!

Gracias mi pequeña gran poeta.
Te adoro.

Siempre admiradora tuya.
Maite.

Anónimo dijo...

Hola Cristina

La vida, unas veces es caminar, otras, remar, pero siempre es estar en movimiento, porque el tiempo corre queramos o no, y si estamos quietos, él nos desplaza en contra de nuestra voluntad, aunque adoptemos una actitud pasiva.
No siempre las aguas están tranquilas, nosotros, todos, nos encargamos de agitarlas. A veces, se sosiegan, o cambiamos el rumbo hacia latitudes más apacibles y el remar, nos resulta más fácil.

Siempre hay arrecifes acogedores, donde alguien que nos acompaña en el viaje del tiempo, nos aguarda con los brazos abiertos y la sensación, es dulce.

Por un lado, salimos fortalecidos de haber vencido las adversidades, y por otro, sabemos que hay quién nos espera, y nos da su calor. No estamos solos.

Cristina, felicidades por el precioso y sentido poema, en el que tan bien, quedan reflejado nuestros comportamientos y nos conduce a la esperanza.
Y a la reflexión...

Recibe un abrazo de María Jesús

Paloma Corrales dijo...

Y remas y remas muy adentro, siempre llegando a los rincones y a los recovecos. Hoy con un aliento de esperanza. Me encantó querida Cris.

Un abrazo de lo que duran.

Ps. estuve unos días ausente y volver a encntrarme con tu poesía es un bálsamo.

Carmela Rey dijo...

Remar, remar, siempre remar hacia el cielo. Poema intenso que nos lleva desde el mar, hasta adentrarnos en los cielos.
Un saludo cariñoso.

MarianGardi dijo...

Cristina, mi alma son dos remos que luchan entre los Océanos.
Dos remos luchan entre la mareas que ahogan al alma.
A Neptuno y su tridente no le temes y menos a los ahogados.

Bellos versos
Muchos besos querida Cris

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado J.R.:

Sí yo también viajo con mi mente más que con mi cuerpo. Porque son tantos los paisajes y pensamientos que envuelven la ligerez inquieta de mi alma que trasladarme por los mundos me reconforta, aunque tan sólo sea con palabras.

Gracias por tu comentario.

Un cordial saludo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado Javier:


Si he conseguido que te aisles de las cotidianidades sin pagar billete ni hacer maletas, eso amigo merece que siga escribiendo.

Gracias por felicitarme, no creo que lo merezca, pero gracias de todos modos.

Otro beso para ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Elisa:

algún día pararé, aunque antes, intentaré poner mi empeño para que subas y bajes en este tobogán de la vida y sientas más placer que vértigo al columpiarte.

Besos amiga y gracias de corazón,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Maite:

Qué niña adulta eres, me encanta. Nunca dejes de soñar porque en los sueños están los placeres que adormecen adversidades.

Mil gracias por estar.

Besos con todo mi cariño,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi estimada María Jesús:

Mi analítica pensadora que profundiza donde las palabras se esconden entre rocas. Admiro tu inteligencia. Y cierto es que remar, remamos, incluso fuera de los mares. No tan cierto, pero sí deseable, tener a alguien que nos comprenda. Yo, que nada espero, tal vez, con poco me contente. Pero mira, recibir comentarios como los tuyos me dan un aliciente infinito.
Qué bien encajas en este encuentro de pensadores. Nombre que puse a mi blog con la pretensión de que participasen otros poetas, algunos lo hicieron, pero por circunstancias de mantener un espacio digno sin perturbar el tiempo de otros poetas que son magníficos, pero carecen de tiempo, me he visto obligada a mantener el nombre e intentar pensar por todos. Bueno eso es anecdótico porque no me esfuerzo así de esa manera, sólo escribo lo que siento.
Sin embargo, últimamente sois los comentariostas los que estais dando fe al nombre de este espacio. Tú con gran potencia. Eres como una esponja, todo lo absorbes, lo filtras y lo escurres con la nobleza y elocuencia de unas palabras muy dignas y sabias.

Mil gracias por estar y dejar otra de tus imborrables huellas.

Con todo mi afecto,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Queida Paloma:

Creo que nos conoceremos el 18/9.
Es todo un enorme placer verte por aquí de nuevo.
Siempre dignificas mis textos con tus gratas palabras. No sé cómo agradecértelo.

Recibe todo y agradecimiento y admiración como poeta.

Besos latos de afecto,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Carmela:

Todo un honor que dejes huella en mi espacio.
He pasado por tu blog, a velocidad de rayo. Necesito detenerme y leerte con quietud.

Gracias por visitar mi casa, que ya es tuya, entra cuando quieras y no llames, tienes llave.

Un abrazo sincero y agradecido,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marián:

Qué alegría verte después de hablarte.
Sí. Mi alma siempre lucha por avanzar y no se detiene en los charcos de la soledad ni estanca en el pasado...Eso intento.

Gracias amiga por tu bello comentario.

Ánimo en tus proyectos y mucha suerte porque talento ya lo tienes.

Besos mil amiga.
con todo mi afecto y admiración,
Cris.

Emilio Porta dijo...

¿Epica en la lirica? Podriamos decir que conjugar ambas facetas en un poema entraña una enorme dificultad. Este poema lo consigue. Interiorizar la pequeña epopeya cotidiana de un ser humano que escribe y lucha, con vida y escritura, para superar tempestades y llegar a la armonía y a la paz, a través un gran poema, un extrarodinario poema. Uno de tus muchos valores como poeta es tu variedad de registros, la facilidad de cambiar de estilo, gracias al dominio de la construcción y del lenguaje. Cada poema o cada prosa tuya contienen elementos diferenciadores que los convierten en únicos. Sí, ese valor lo tienes: el de la personalidad como escritora...y esa personalidad va conformando una obra muy especial. Una obra que tiene curso de cantidad, pero que, en esa cantidad, contiene poemas de inigualable calidad. Te agradezco las referencias explícitas a Corales, mi libro, cuando lo has hecho...y me agrada ver como has interiorizado también a esos maravillosos seres vivos que mantienen su permanencia contra viento y mareas.
Tu parte isleña es parte de mares y por eso te mueves bien en ellos. Magnífica y original muestra poética, Cris.

Jesús Arroyo dijo...

Nueva entrada http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/

Mari Carmen Azcona dijo...

Cristina, entiendo tu atracción por el mar. Yo vivo junto a él.

Sus aguas antiguas, con sus constantes vaivenes, son el reflejo de la vida...tormenta o calma...remar constante hasta llegar a un puerto protector.

Solo una gran escritora, con dos remos en el alma, es capaz de encontrar el cielo en el mar.

Enhorabuena por el poema.


Un abrazo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Jesús:

Creo que ha habido un problema con tu comentario al enviármelo.

Recibe un fuerte abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Mari Carmen:

Cuanta razón llevas en lo que dices.
Como decía un antiguo proverbio, (creo que de origen ruso): "Reza, pero no dejes de remar hacia la orilla"
En mi humilde opinión, creo que cuando realmente forjamos nuestra personalidad es cuando conseguimos ser patrones de nosostros mismos, y así, afrontar las adversidades de forma más madura o sopesada.

Sabes que agradezco muy de veras tu huella en mi espacio y que me congratula enormemente que te haya gustado el poema.

Recibe otro afectuoso abrazo,
Cris.

MiLaGroS dijo...

Muy bello. Me emociona leerte. Un beso

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Milagros:

Siempre tan bienvenida a mi espacio.
Me dedicas una palabras muy profundas que recojo con todo el cariño del mundo.

Besos verdaderos, amiga,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Emilio:

Gracias por tu comentario. Este poema es un evidente tributo a tu obra: Corales, ya la he leído al menos cinco veces. Es tan profunda que nunca llego a tocar el fondo de tus palabras.

Te felicito de corazón. Eres el mejor maestro, nunca olvidaré tus consejos. También un magnífico escritor.

Recibe un fuerte abrazo y toda mi admiración.

Cris.

Anónimo dijo...

Gracias, Cris. Se que en el profundo mar del afecto y en la inmensidad de la Literatura encontraremos la navegación necesaria para mejorar nuestro corazón y nuestra mente. Los caminos de agua son más frágiles, aparentemente, pero los océanos sostienen el peso de los grandes barcos, el peso de los arrecifes, de las islas.

Port