viernes, 30 de abril de 2010

Emoción

Llegaste en la plena ardentía de un sol que tan sólo nos abrasaba la epidermis. Nuestros corazones, cubos de hielo.

Nos vimos y descubrimos los sentimientos que empujaron las palabras. Abrimos el camino de la fantasía como si nuestra vida hubiese permanecido en una incubadora, madurando un amor predestinado.

En el patio de luces acristaladas me rodeaste con tus brazos y fue entonces cuando definitivamente derretiste mi frío interno. Miré hacia la bóveda central y contemplé como el arco iris penetraba el vidrio lloviéndome en los ojos.

El confuso destello de ese primer encuentro descargó el peso de mi tristeza, porque mientras me hablabas, mi alma se hizo tarta en hoguera.

Me perfumé de besos dormidos y distantes, pero arrebataste mi aroma al recorrer mi cuello con el cáliz de tus labios.

Desaparecieron todos los cerrojos de mis misterios. Te entregué mi llave en un acto de silencio y rendición al sentir que ya estaba poseída.

Luego, sin pensarlo, nos fusionamos en la pasión de la carne. El asombro de lo eterno. Locura de amor relampagueante de magia que supera a los sueños.

Mi cuerpo despierto de tu sexo al borde de un cielo terrenal quedó atrapado cuando tus alas reposaron en mi pecho.

Las miradas enmudecieron las gargantas, en tanto bebían la intimidad más excitante en el revuelo de nuestras entretelas.

Pero a nuestra historia le salió la corcova de los pensares infundados.

Volviste a tu mundo solitario e impenetrable, en tanto mi estómago sufrió el reflujo del malestar impertinente. Acidez que cambia el carácter.

La negra tristeza me responde: Eras mía, no me abandones. Busca mis lágrimas de forma apresurada, y como sólo a ella le tengo, se las entrego.

¿Sabes una cosa?
Cuando mi corazón se enfría le arropo bajo la bóveda de nuestros momentos.

Mis cerrojos abiertos, sin misterios…
Se sellaron para siempre.


Madrid, 30 de abril de 2010
cristina garcía barreto

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Cris:

Por un momento me he quedado levitando, pero viviendo intensamente tus palabras. He sentido como si un hada tocase mi mente con su varita mágica y me transportase a un mundo imaginario. Gracias por hablarme de tu blog esta mañana. Ya he leído otras publicaciones y sigo leyendo.

Me encanta Cris, me apasiona lo que escribes, confieso que he llorado con tu poema nuevos rumbos.

Eres increíble.

Te quiero amiga.
Besitos.
Maite.

Anónimo dijo...

Querida Cris:

Vaya prosa.
Vas tocando el erotismo.
Realmente me apasiona.
Como siempre debo felicitarte.
Tu asiduo lector te envía besos.

Javier.

Anónimo dijo...

Buenas noches Cristina

Las emociones, eso que dicen ser las sacudidas del alma y que experimentamos en determinados momentos de nuestras vidas, haces que el lector las reviva con tu prosa poética.
Creo, que todos los escritores quieren comunicar, pero el poeta lo desea por encima de todo. Tú, lo consigues plenamente. Con cada palabra, haces vibrar.
Felicidades

Un abrazo

María Jesús

Antonio dijo...

Bella historia de amor y desamor que no debe llevar a sellar los cerrojos a esos misterios de la vida que existen más allá de cualquier sujeto que pretenda ocuparlos en su totalidad. Tal vez debamos cambiar el cerrojo por la cerradura y darle la llave solo a quienes son merecedores de entrar en nuestra casa.
Nuestra casa, pienso, ha de ser un espacio de encuentro para decubrir lo polimorfa que es la vida y que nadie es merecedor absoluto y excluyente de esa llave.
Besos

MiLaGroS dijo...

Me encanta este relato y me llega muy adentro. Que bobas somos las mujeres ¿ verdad?. Muchos besos Cris. No sabes como comprendo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Maite:

Me has sorprendido. Que buena amiga eres accediendo con tantas ganas y rápidez a mi rinconcito literario.

Te agradezco muy de veras las palabras que me brindas, me han llegado en profundidad.

Gracias amiga por leerme.

Recibe todo mi afecto.
Besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Javier:

Asiduo lector de mis rincones de palabras.

Hombre, erotismo, lo que se dice erotismo, bueno, depende.

Celebro que te haya gustado.

Agradezco tu comentario.

Besos para ti,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida María Jesús:

Que bien penetras en mis intenciones y que bien manifiestas tu crítica.
Eres una excelente persona.
Eso que me dices de que consigo hacer vibrar con mis palabras es algo que me enriquece y debo agradecerte de corazón.

Eres todo un input que aviva mis ánimos para seguir escribiendo.

Mil gracias.

Besos con afecto,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Antonio:

Ahora que nadie nos lee, te cuento: Las mujeres somos muy imbéciles, al menos yo, pero aunque entreguemos la llave, sabemos recuperarla y, por supuesto, que no sellamos nunca la posibilidad de abrir nuevamente la cancela. Lo malo es que cuando hemos entregado la llave más de una vez, ya nos da miedo hasta mirar por la mirilla de la puerta. Pero si vemos que alguien merecedor de traspasarla llega le dejamos entrar. El problema es el tiempo, nos cuesta mucho recuperarnos cuando nos sentimos rotas por dentro.

Tu comentario como siempre, enormemente acertado e inteligente.

No sabes cuánto agradezco tu entrada.

Mil gracias amigo.
Besos,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Mi querida Milagros:

Halo de luz en mi ventana.

Que tontas somos verdad, pues sí.
Pero peor es no vivir la magia, aunque luego despertemos y tengamos que tomas infusiones para dormir.
Celebro y lamento que me comprendas...
Tú ya me entiendes.

Mil gracias por tu entrada.
Besos de todo corazón y admiración.
Tu amiga,
Cris.

Anónimo dijo...

El mundo es una bóveda de cristal, tan frágil es el mundo. También es una bóveda de viento y arena, a veces circundada de soledad, otras de compañía. Es el corazón el único satélite que sólo recibe la luz interior, a veces intensa y otras oscurecida. Pero si las palabras permiten el juego del olvido, también abren la llave del recuerdo. La vida es siempre un intento de confluencia del cielo con la tierra. Osmósis solo posible en la memoria o en la permanencia del poema. Literariamente no hay tristeza, sólo páginas del eterno libro de la vida. Los escritores hacemos libros, el resto del mundo los lee.
Cada interpretación supone una lectura. Esa es la magia de un poema o un relato: no todos leen el mismo. Juegos de palabras con título de emociones, por eso habitan más allá de su origen.

El Guardian del Palacio.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimado "El Guardián del Palacio":

Precioso comentario.
Resalto: "La vida es siempre un intento de confluencia del cielo con la tierra. Ósmosis solo posible en la memoria o en la permanencia del poema"

¿Te parecería una estelequia mantener una actitud en la vida de permanencia en el cielo que hiciese crecer la memoria más allá de un poema? Sí. Supongo que sí.

Me ha encantado tu entrada por su originalidad y profundidad que transmite.

Recibe un afectuoso abrazo. Y, por supuesto, toda mi gratitud.

Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Perdón, Guardián del Palacio, he querido decir: Entelequia. Se me van los dedos de tecla cuando escribo tan deprisa.

cabap dijo...

great job my friend,
jan :)

Anónimo dijo...

Extraordinario. Un gran trabajo. Rico y exacto en lenguaje. Un maravilloso poema y muchas cosas dentro de él. He estado lejos, pero cualquier isla es como una nave que flota en el universo. Se acerca con el pensamiento. Te sigo, siempre lo hago.

Santiago Correa

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Santiago:

Hombre de tierra volcánica.
Gracias por seguirme desde mis lares.

Tu comentario, me halaga en demasía, lo cual tomo como grato cumplido.

Con afecto,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Dear Cabap:

Thanks very much for your comment.
Your fiend,
Cris.

MarianGardi dijo...

Enamoradas del Amor siempre, asi salen estos relatos de una alma delicada y sensible como la tuya.
Hermosisimoooo

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Marián:

Sí. Claro que sí enamoradas del "Amor" que no de amoríos. Aunque tal vez de amoríos que nos creemos son amor.

Sólo otra alma sensible y noble como la tuya puede apreciar este relato.

Mil besos.

Recibe toda mi gratitud y admiración.

Tu amiga incondicional.
Cris.