miércoles, 6 de enero de 2010

El descanso de mi madre en este 2 de enero de 2010

Mamá

Una llamada, esa que tan solo llega una vez
y se siente durante toda la vida.
El ansia por la velocidad milagrosa
en una máquina sobrevolando el cielo,
me apresó de angustia.
Y no llegaba, mamá, no llegaba.
Fijé mi llanto en las nubes,
quise ver ángeles en distintas formas.
No podía aceptar el desalmado designio.
No, mamá, no duermas, ya llego.
Es la ida, ahora no siento el preludio a otra vida,
prefiero padecerla a asumir la tuya.
Aquí estoy, tú tan fría.
Quise despertarte mamá
pero yacías muy profundo.
Nunca sabré si era dulce tu sueño.
Sé que tus párpados sellaron
la unión de tus hijos.
Tus ojos oscuros, sin luz,
prendían en los míos llamas de lamento.
El reducido espacio de tu nueva casa
donde habita tu cuerpo, lo abrirá
tu alma y rebasará a la propia gloria.
Porque dulce madre castaña
eres el hada del firmamento cubierta
en el velo casto de tus huérfanos.
Todos tiritando abrazados al desánimo
intentando no helarnos en nuestro aliento.
Jamás tuviste pecado para que
se corrompan tus memorias,
tu tez seráfica, tu carne, tus huesos.
Bendita madre buena de azul aura.
Bendita madre liviana de luz sagrada.
Bendita madre mía.
Bendita madre.
Bendita.
Te quiero.


Madrid, 6 de enero de 2010
cristina garcía barreto


Nota:
Mi agradecimiento de corazón a todos cuantos me habeis apoyado en estos momentos.

9 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOW que lindo poema.. me encanto querida amiga..

Un beso

Un abrazo
Saludos fraternos...

Cris Gª. Barreto dijo...

Gracias Adolfo.

Ojalá no lo hubiese escrito, mi madre aún era joven.
La vida es muy dura.
Besos.

Antonio dijo...

Querida Cris, deduzco un fatal desenlace. No sé si me equivoco, pero la ternura, el desaliento y la añoranza que desprenden tus versos son expresivos...
De ser así, siento la situación y, desde la distancia geográfica y la proximidad internauta, me abrazo a ti y comparto tu dolor. Los versos más sublimes salen del amor y del dolor, claros exponentes de las emociones más vivas.

Anónimo dijo...

Que el recuerdo de tu madre empuje tu vida y tu trabajo literario. Ella estaría orgullosa de lo que escribes y cómo lo haces.
Y de esta entrada, donde todo es emoción y cariño.

Emilio Porta

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Antonio:

No, no te equivocas.
Agradezco de corazón tus palabras y tu apoyo.
Besos.
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Emilio:

Ahora es pronto para pensar si podré escribir. No me veo haciéndolo.
Recuerdas que te dije que soñé con la muerte de mi madre y que estas Navidades estaba mal que además quería volver a Tenerife. Eran sensaciones promonitorias que se cocían en mi corazón.

Sé que la carta a mi madre no tiene calidad literaria, pero no se puede medir la calidad de las palabras sino la profunda expresión de los sentimientos.

Gracias de corazón por tus deseos.
Besos.
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Emilio:

quería decir premonitorias, estoy turbada.

Cris.

María BlancaNieves dijo...

Siento mucho tu tristeza Cristina. Cuanto dolor.
No tengo palabras de aliento, porque hace tiempo perdí la cuenta de todos los seres amados que se nos han adelantado y me quedé seca de llorar en silencio y a solas.

Ten, te ofrezco de todo corazón mi abrazo.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querida Blancanieves:

Agradezco tu entrada de todo corazón.
Nunca se sabe lo que se sufre hasta que es experimenta en carne propia.

Recojo tu abrazo lleno de amor y te envío otro con el mismo sentimiento.

Un beso muy fuerte amiga.
Por cierto soy amiga de Fernando Sabido, es una gran persona al igual que tu y grandes escritores los dos.

Cris.