domingo, 31 de enero de 2010

Dentro de mi

En la noche más larga
donde los astros ya duermen
olvido la prepotencia
y busco a Dios.
Tu alma errante
luz de sombra en mi cuerpo
viste mi piel
más fría que el hierro.

Tú, corona de laurel,
yo, corona de espinas
sangre deslizante en la sien.
Prisionera de los gemidos
huérfana de tus palabras,
tomo infusiones de recuerdos
que gota a gota desparrama
el lagrimal de mi pecho.

En la noche más larga
no cabe el olvido,
las fisuras de mi cerebro
desaguan el vacío.
Los días
se descosen
ante tantos puntos suspensivos.
El entreverado verso de tu paisaje
la impronta de tus imágenes
están todas en mi.



Madrid,31 de enero de 2010
cristina garcía barreto.

8 comentarios:

Lely Vehuel dijo...

Hola, que hermoso este post, tu blog como siempre tan gentil de emociones, comparto siempre tus entradas, esta es muy especial.Hoy te visito desde Cuentos y Orquideas y quiero invitarte a leer un nuevo cuento llamado Rey Y Mendigo, espero que te guste.
Mucha luz y hasta pronto.

MiLaGroS dijo...

No estes triste Cris. No estas sola
Muchos besos.

Anónimo dijo...

Verdaderamente impresionante. El sentimiento y la sensación profunda ante la ausencia...y la imposibilidad de aceptar y comprender. Poesía nacida de muy dentro del alma. Golpea, aunque con serenidad. Te ofrezco todo mi afecto y mi valoración como poeta llena de auténticidad y con el don acumulado de la palabra que nace en el interior del alma. Hermoso poema. Ante el misterio sólo cabe refugiarse en su parte luz.

David Nihalat

Cris Gª. Barreto dijo...

Hola Lely:

gracias por tu nueva entrada y tus bonitas palabras.
Leeré tu nuevo cuento.

Recibe un fuerte abrazo,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querid Milagros:

Verte en mi espacio siempre me reconforta.
Gracias por tu entrada.

Te envío un beso especial.
tu amiga,
Cris.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido David:

Tus comentarios siempre me superan porque te introduces en mi palabras como si las hubieses sentido tu.
Gracias por tu entrada tan profunda.
Recibe mi admiración y cariño.

Cris.

El Éxodo dijo...

Quizá la noche más larga consista nada más que en un imperceptible y eterno olvido. Por eso no debemos dejar nunca, como la mujer de Lot, de mirar atras. Por mucho que la sal de los recuerdos nos laceren la pupila.

Saludos.

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido amigo:

Jamás habrá olvido en mis noches ni en mis días solo un recuerdo eterno por la persona que se ha ido.

Gracias por tu comentario y bienvenido a mi espacio.

Saludos,
Cris.