domingo, 13 de septiembre de 2009

Rostros ausentes

Hoy siento la interminable
ausencia del lenguaje,
descerado en difusos
ribetes.

Hoy todo lo humano
se hace aire,
la brisa lo recoge,
lo transporta
y no me dice dónde.

Hoy paro el tiempo
filmando secuencias,
retroceden rostros
sin cara.

Me cuestiono
si queda alguien
mirándome.
Mis ojos
se ven evitados.

Hoy dura tanto…
Cambiaré su nombre
por desorientarme.


Madrid, 13 de septiembre de 2009
cristina garcía barreto

8 comentarios:

GRISELDA ESPIRO dijo...

¡Es maravilloso! No sabes cuánto me encuentro hoy en tu poema, Cris.

Me tendrás de adepta por aquí.

Recibe un saludo afectuoso.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Hola querida Griselda,

te vi en el blog de Milagros y pude conocer el tuyo que me parece realmente estupendo, muy bueno, te felicito.
Además no sabes cuánto me alegra no sentirme una incomprendida...

Tu también me tendrás rondado tu rincón literario.

Muchas gracias.
Un beso,
Cris.

MiLaGroS dijo...

Eso de cambiar el nombre para desorientarte es muy ocurrente.
A lo mejor hago yo lo mismo cuando quiera pasar de algo o de alguien. Es buena idea. Un beso. Me ha gustado

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querida Milagros:


De lo que intentaba pasar era del tiempo agobiante de un "Hoy" perpetuo e insoportable, de esos en los que los relojes se paran y deseas llamarle cuánto antes mañana.

Besos amiga,
y muchas muchas gracias.

Cris.

sam rock dijo...

Que duro debe ser para una persona tener la certeza de no verse mirada. ¿Será el anticipo de la nada?

Feliciades por el blog.

Un abrazo

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido Sam Rock:

Podría ser el principio de mirar hacia otro horizonte.
Agradezco muy de veras tus palabras y que te hayas asomado por este rinconcito literario.

Otro abrazo para ti.
E igualmente felicidades por tu blog.

Cris.

Anónimo dijo...

No se si el comentario, largo comentario que te acababa de poner, ha llegado a su destino, porque ha desaparecido tras unas letras verdes como por arte de magia. En realidad es una pena porque hablaba de muchas cosas de tu Literatura. Lo hacía en profundidad, como tu escritura merece. Hablaba de la imposibilidad de abarcar todo lo que hay detrás de tus palabras, ni siquiera de adivinar tus intenciones. El lector sólo puede expresar el asombro. Y el crítico callarse. Porque no hay paràmetros de juicio sobre una Poesía que se escapa fuera de todo lo que se conoce. Tus referencias personales a veces son tan cósmicas - ese cosmos tuyo que habita interiormente - que intentar entrar en él es una ardua tarea.
Yo mismo me quedo fuera. Sólo se que tu camino no puede ser abandonado en la búsqueda de la felicidad porque esa plataforma es infinitamente inestable, como la vida misma lo es. Tampoco en la búsqueda de la mirada exacta. Porque no hay exactitud ni correspondencia exacta nunca en los objetos mirados, tan sólo a veces coincidencia. Vuelvo a examinar - intentar adivinar más bién - lo que hay detrás de tus palabras y me quedo en los aledaños del intento. Diferente y ajena al juicio, la palabra debería reinar solamente en la expresión, sin importar tanto la recepción. Quizás la Fortuna te permita alcanzar algún tipo de Olimpo literario. Mientras quizás te ayuden estas palabras de otro iluso que pensó que sabía manejarlas y comprendió que sólo sirven para apoyarnos a nosotros mismos.
Con todo mi afecto de nuevo, Cristina.

Port

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Estimado Port,

Que comentario tan profundo, conciso, inteligente, oportuno y de que alto nivel de entendimiento. Qué puerta dejé abierta, porque te has metido en mi interior.
No puedes imaginar, dices lo que intento decir y ese "no puedes abarcar" está diciendo exactamente lo que quiero decir. Tu análisis es el corazón que inspiró los sbterfugios del poema. El final es escaparte del tiempo cuando estás en un presente que te atrapa y parece no estar dispuesto a irse. Cuando las caras se borran porque quieres estar solo. Cuando el diálogo muere porque no hay interlocutor que llegue al interior del alma, y ésta precisa alimento. Ahí sientes que lo humano se lo lleva el viento, y ya no sabes si tus ojos pueden reflejarse en algún espejo que te devuelva el brillo del lenguaje vivo sincero, lejos de la rueda de la hipocresía que maneja. Entonces ese "Hoy" interminable debe hacerse mañana a la mayor celeridad para que la mente descanse y en el sueño de la noche recobre la esperanza y fuerza para poder retomar la andadura del día a día, complicado, pero así es la vida.

Me dejas sin palabras y sumamente contenta porque eres tan inteligente, tan sabio, que puedes traspasar mi piel a través de mis versos.

Gracias de corazón.
Cris.