miércoles, 23 de septiembre de 2009


Como agua de verano

La pena sombrea tus ojos
en la aridez de tu semblante,
como rayo en cielo coloso
que truena, truena y no calla.

Hoy te traigo las manos repletas
toma de ellas lo que desees.
Sin ti mi piel se desgaja
huesos que en venas se enredan.

Liberé a los ruiseñores,
para que sus cánticos serenos
te rocíen de requiebro.
¿Prefieres de mis ojos sus regados?

Tan solo tu soledad me habla.
Me muerdo los dientes
dando voces como loca,
lava que los volcanes desprende.

Vas y vienes, vienes y vas.
¿Por dónde tanto vas y vienes
con esa agonía adherida a tus ojos?
Plasma ambarino anquilosante.

Aquí me quedo como el ocaso
sola sin nuestros momentos,
aguardándote.
Árbol de raíz perenne.

No te diré que sin ti
me siento agua de verano
estancada…
como la muerte.

¿Por qué has apartado tu mano?


23 de septiembre de 2009
Cristina García Barreto.

6 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Triste pero muy bello.
¿ por qué has apartado tu mano?.
A lo mejor no es así. Deja pasar el tiempo. un beso grande

Adolfo Payés dijo...

muy sentido tu poema..

Un gusto leerte..

Un abrazo
Saludos fraternos

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Hola Milagros,

cielo, tal vez él no haya apartado su mano. Tal vez, la aparte, no lo sé, pero espero, como bien dices, dejar pasar el tiempo y que esclarezca sus sentimientos.

Caramba Milagros si es que ya me conoces tanto que sabes distinguir entre la ficción y la realidad.

Cómo te admiro y te quiero.

Besos,
Cris.

Y gracias de corazón por estar.

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido Adolfo,

sabes que el gusto es mío. Que aprecio muy de veras que me leas (me ha salido en rima...)

Gracias por tus palabras siempre de tan grata acogida.

Besos,
Cris.

Anónimo dijo...

Si fuera yo el destinatario de un poema así,!ufff! Claro que yo todavía no he vivido, probablemente, el amor de esa forma...Pero, aquí, en Edimburgo, seguro que un poema así alejaría todos los fantasmas de los castillos de Escocia.
Un saludo.

Oscar

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido Óscar:

Me pillas en la parrilla, voy y vengo.
Te me estás volviendo un poco ensadinavo. ¿Cómo que un saludo?.
Cuando vuelvas de Edimburgo quedaremos con nuestra amiga común para celebrar el resultado de tus estudios.
Espero que no recibas poemas como este que te desconcentren...Aún eres muy joven. Aunque el amor no tenga edad.

Me han encantado tus palabras...¿Sabes que si quisieras podrías escribir? Dices cosas muy bonitas.
Gracias por asomarte a mi ventana aunque no vea tu rostro.

Un beso de amiga española para aislarte del frío de Escocia.

Cris.